La NASA enviará un rover a la cima de un extraño volcán lunar

La agencia espacial estadounidense estudiará las formaciones geológicas de la Luna, incluidas las cúpulas de Gruithuisen. La misión espacial podría ayudar a comprender mejor cómo se formó el suelo lunar.

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) anunció el jueves (02.06.2022) que estudiará los procesos geológicos de los primeros cuerpos planetarios conservados en la Luna, investigando por primera vez una forma rara de vulcanismo lunar: los domos de Gruithuisen.

Como parte del programa Artemis, la investigación Lunar Vulkan Imaging and Spectroscopy Explorer (Lunar-VISE) consiste en un conjunto de cinco instrumentos, dos de los cuales se montarán en un módulo de aterrizaje estacionario y tres en un rover móvil que será construido por una empresa privada para este programa.

La búsqueda de respuestas a las formaciones rocosas de la Luna
En el transcurso de 10 días terrestres (un día lunar), Lunar-VISE explorará la parte superior de una de las cúpulas de Gruithuisen. Se sospecha que estos domos se formaron a partir de un magma pegajoso y rico en sílice, de composición similar al granito.

En la Tierra, formaciones como éstas necesitan océanos de agua líquida y placas tectónicas para formarse, pero sin estos ingredientes clave en la Luna, los científicos lunares se preguntan cómo se formaron y evolucionaron con el tiempo.

Al analizar el regolito lunar sobre una de estas cúpulas, los datos recogidos y devueltos por los instrumentos de Lunar-VISE ayudarán a los científicos a responder a preguntas abiertas fundamentales sobre cómo se formaron estas formaciones. Los datos también ayudarán a guiar futuras misiones robóticas y humanas a la Luna, dijo la NASA.

Te puede interesar



La levadura se estudiará en la superficie lunar
Un segundo estudio lunar seleccionado por la NASA es el paquete científico Lunar Explorer Instrument for space biology Applications (LEIA), un pequeño dispositivo basado en un CubeSat.

LEIA permitirá realizar investigaciones biológicas en la Luna que no pueden simularse o reproducirse con alta fidelidad en la Tierra o en la Estación Espacial Internacional, transportando la levadura Saccharomyces cerevisiae a la superficie lunar y estudiando su respuesta a la radiación y a la gravedad lunar.

S. cerevisiae es un importante modelo para la biología humana, sobre todo en los ámbitos de la genética, la división celular y molecular y los procesos de replicación, así como la respuesta al daño del ADN causado por factores ambientales como la radiación.

Los datos devueltos por LEIA, junto con los datos existentes de otros estudios biológicos, podrían ayudar a los científicos a responder a una pregunta que lleva décadas planteándose sobre cómo la combinación de gravedad parcial y radiación real en el espacio profundo afecta a los procesos biológicos.

JU (dpa, nasa.gov, scitechdaily.com,dw)


Continúa leyendo

[anuncio_b30 id=10]


Continúa leyendo

[anuncio_b30 id=10]