Sánchez vuelve a hacer oposición a Feijóo para tapar sus errores

Este pasado martes, se ha celebrado en el Senado la segunda sesión de confrontación entre el Presidente del Gobierno Pedro Sánchez y el líder de la oposición incorporado a la cámara alta desde el pasado mes de Septiembre, en la que de alguna manera, se debate el estado de la Nación. 

Este debate, está dirigido más hacia la opinión publicada que hacía la opinión pública, pues aunque es una sesión de control de la oposición hacia el gobierno, en realidad se convierte en una soporífera sesión parlamentaria en la que el Presidente del Gobierno, cambia su papel de ser “el poderoso dueño del BOE” a ser el opositor al líder de la oposición Parlamentaria.

Llegado desde su urna palaciega de Moncloa, Pedro Sánchez lanza discursos envueltos en una falta de realidad respecto a España, obviando que la sociedad, ya le tiene calado por su actitud durante todo su mandato. Nadie le cree, está desacreditado ante sus conciudadanos, como lo demuestran los pitos continuos cada vez que sale a la calle, porque cambia de opinión más rápido que la velocidad que alcanza su Falcón cuando vuela.

Sánchez, nos dijo a los españoles que no gobernará con Podemos y los tiene en el gobierno, dejándoles hacer una ingeniería social que puede calificarse como ideológica pero incomprensible por lo inaceptable. También negó pactar con Bildu, el brazo político de Eta, pero ahí les tiene aceptando sus vergonzosas peticiones respecto a los presos de Eta, al igual que con los independentistas catalanes, que no han pagado los daños causados con sus actos de Sedición  o que no cumplen una sentencia judicial del TSJ de Cataluña, para que los niños catalanes, puedan estudiar un 25% de sus materias escolares, en español, el idioma vehicular de la sociedad española, tal y como se establece en el Estatuto de Autonomía y en la Constitución.

Pero la última de Pedro Sánchez, no es de recibo, puesto que nos ha presentado “los PGE más sociales de la historia que benefician a la clase trabajadora “pero lo cierto, es que está convirtiendo la economía española en una economía imposible, dañina para las familias, insostenible para el emprendimiento, recaudador  de impuestos únicamente para engordar las arcas del gobierno, alejada de la captación de inversores desde el exterior y sobre todo perjudicial para un país que en 4 años, se ha endeudado en 300 mil millones de € hipotecando el futuro de las próximas generaciones.

No le basta que el cuadro económico que nos ha presentado a los españoles haya sido puesto en jaque por 25 organismos independientes como el Banco de España, la AIREF, organismo de control fiscal, en donde se expresa que las previsiones del gobierno respecto a la economía no son reales  ni aplicables, porque parten de supuestos no bien calculados que nada tienen que ver con el panorama económico español.

Te puede interesar



Este martes, en el debate parlamentario del Senado, Núñez Feijóo le ha dicho a Sánchez que estos PGE parecen los de un Presidente del Gobierno que sabiendo que puede perder las elecciones generales que tendremos en un año, le da igual que España cierre la persiana detrás de él.

 Mientras esto sucede, los españoles, no llegamos a fin de mes, comprar comida cada vez es más caro, ser autónomo es trabajar casi medio año para el Estado y vemos que tenemos un gobierno que sólo tiene una conclusión: “¿Es incompetente o tiene mala fe? Incompetencia lo ha demostrado en estos años de presidencia de Sánchez y la mala fe, la sabrá él, pero lo cierto es que este presidente y este gobierno, no cuenta la verdad ni al lucero de alba