Tensión frente al Parlamento tunecino tras su suspensión.

Túnez vive una jornada de enfrentamientos, al día siguiente de que el presidente Kais Said suspendiera la actividad parlamentaria y destituyera al primer ministro. Una grave crisis económica afecta al país desde hace años.

Varios enfrentamientos sacudieron el Parlamento de Túnez el lunes (26.07.2021), al día siguiente de que el presidente Kais Said suspendiera la actividad parlamentaria y destituyera al primer ministro, sumiendo a la joven democracia en una crisis política.

El domingo por la noche, tras una jornada de manifestaciones en muchas ciudades del país, el presidente Said anunció la “suspensión” de la actividad parlamentaria durante 30 días. También destituyó al jefe de gobierno, Hichem Mechichi, en medio de un fuerte descontento popular por la gestión de la crisis social y sanitaria por parte del ejecutivo.

Varios centenares de partidarios del presidente Said impidieron el lunes a los partidarios del principal partido parlamentario, Ennahdha, acercarse a su líder, Rached Ghannouchi, que también es presidente del Parlamento, frente al edificio del Parlamento en la capital tunecina, constataron los periodistas de la AFP.

Anoche, Said anunció que tomaría el control del ejecutivo “con la ayuda del gobierno” tras una reunión de urgencia con los responsables de seguridad en el palacio presidencial de Cartago.

Rached Ghannouchi y el Presidente Said están inmersos en un tira y afloja político de seis meses que ha paralizado el gobierno y ha interrumpido los servicios públicos, en medio de una ola de infecciones por COVID-19 que ha sacudido a Túnez desde principios de julio.

Te puede interesar



ee (dpa/afp/dw)


Continúa leyendo

[anuncio_b30 id=10]