Se ha presentado la hamburguesa más cara del mundo, de 5.000 euros, pero ¿le está costando al planeta?

Ante la preocupación -y el aumento del nivel del mar- por el cambio climático, todo el mundo busca formas de reducir su huella de carbono.

Pero aunque intente volar menos o comprar de forma más ética, a veces es difícil resistirse a un pequeño capricho, y ¿qué mayor capricho puede haber que la hamburguesa más cara del mundo?

Coincidiendo con la pandemia, el restaurante holandés “de Daltons” ha elaborado una hamburguesa que cuesta la friolera de 5.000 euros y espera que el caro plato bata un récord mundial.

El propietario de un restaurante, Robbert Jan de Veen, decidió batir los récords actuales cuando se cancelaron las competiciones de comida debido a COVID-19.

“Romper un récord mundial es un sueño de mi infancia y es una sensación increíble”, dice Robbert Jan.

El récord actual de la hamburguesa más cara es de 4.200 euros y pesa 352,44 kg.

Te puede interesar



¿Hay formas más ecológicas de comer una hamburguesa?
La hamburguesa récord de De Dalton es lujosa, pero puede parecer un poco excesiva en términos de precio, sabor y coste medioambiental.

Elaborado con la mejor carne de Wagyu japonesa, es sin duda un plato superior a la media, pero cada vez más los europeos se alejan de la carne.

En 2018, el 5% de los europeos eran vegetarianos, con las cifras más altas en Italia y el Reino Unido, mientras que el número de veganos en Europa se duplicó entre 2016 y 2020.

La preocupación de estos no consumidores de carne está bien fundamentada, ya que los investigadores confirman que la ganadería aporta el 14,5% de todos los gases de efecto invernadero antropogénicos. La reducción consciente del consumo de carne roja también podría reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 15-35% para 2050.

Algunos llevan estas estimaciones aún más lejos. Faye Lewis, de la asociación vegana Viva! afirma,

“Hacerse vegano es lo mejor que puedes hacer por los animales, por ti mismo y por el planeta. Si todos fuéramos veganos, las emisiones mundiales relacionadas con la alimentación se reducirían en un 70% para 2050.

“Nuestro planeta está en medio de una crisis medioambiental y tenemos una solución muy sencilla.

Los propios efectos del consumo de carne podrían amenazar los ingredientes de las hamburguesas de Dalton: las ballenas beluga, por ejemplo, estarían en peligro al hundirse su hábitat natural en el Ártico.


Continúa leyendo

[anuncio_b30 id=10]