La tragedia del Mar Menor revela los problemas de la agricultura española.

Parte de la agricultura industrial española no cumple todas las normas medioambientales. El turismo también se resiente. Y la ignorancia de las interrelaciones ecológicas lo empeora todo.

La provincia de Murcia, en la costa mediterránea española, es una de las regiones más secas de la Península Ibérica. La región entre Valencia y Andalucía prospera gracias al turismo y la agricultura. Pero una parte de la agricultura española incumple todas las normas medioambientales, perjudicando al medio ambiente y al turismo, y no sólo en esta región.

A pesar del paisaje desértico de Murcia en torno a la ciudad costera de Cartagena, allí se cultivan muchas frutas y verduras que se exportan a Alemania. La carne también se produce en enormes granjas de cerdos. Lo que muchos agricultores han ignorado durante mucho tiempo: el contenido de nitratos en el suelo y las aguas subterráneas supera con creces los límites aprobados por la Unión Europea (UE). No sólo en Murcia, sino también en muchos otros lugares de España.

Matar a los peces

“Se utiliza demasiado abono”, se queja el agrónomo madrileño Rafael Álvarez. Además, el sistema de depuración y tratamiento de aguas residuales no funciona bien. La UE ha reprendido repetidamente a España por ello. Greenpeace también lleva tiempo advirtiendo del impacto medioambiental negativo de la rápida expansión de la piscicultura.

Cuando hace unas semanas miles de peces muertos flotaron en el Mar Menor, la mayor laguna de agua salada de Europa en la costa mediterránea de España, quedó claro que el gobierno español lleva mucho tiempo mirando hacia otro lado. Muchas personas cultivan tierras y crían animales sin permiso en Murcia y en otros lugares de España. Las organizaciones ecologistas calculan que sólo en la zona del Mar Menor hay entre 8.500 y 10.000 hectáreas de regadío ilegal.

“El agua es un recurso escaso.

Desde hace décadas, Rafael Álvarez intenta convencer a los españoles de que no pueden regar y abonar a su antojo, sino que deben medir y controlar sus necesidades: “El suelo español está agotado, las plantas sufren un enorme estrés y el agua es un bien escaso en España.

Te puede interesar



Sin embargo, Álvarez cree que los agricultores no son los únicos responsables de esta evolución. En el caso de Murcia, según las organizaciones ecologistas, “La Manga del Mar Menor” -el estrecho de 22 kilómetros que separa el Mar Menor del Mediterráneo en su parte oriental- se ha visto muy afectada por el desarrollo turístico masivo que comenzó hace 20 años. Las casas de vacaciones, los campos de golf y los hoteles también han hecho que hoy no quede nada del biotopo, sólo un amasijo apestoso sin apenas algas.

Miedo a la presión de los agricultores

Sin embargo, admitir los errores es difícil para los políticos y las empresas españolas. El gobierno regional conservador de Murcia, acusado de corrupción, quería que el presidente español, Pedro Sánchez, declarara el accidente geográfico como zona catastrófica. El objetivo: poder utilizar el dinero de los contribuyentes para reparar lo que principalmente había sido destruido por el sector privado.

Pero la ministra nacional de Política Territorial, Isabel Rodríguez, respondió: “Lo que está ocurriendo en Murcia no es un desastre natural, sino el resultado de la negligencia y la pasividad. Sin embargo, la ministra de Medio Ambiente, Teresa Ribera, promete a los murcianos 317 millones de euros para limpiar el Mar Menor y limitar los daños al turismo. Mientras tanto, el ministro de Agricultura español, Luis Planas, guarda silencio. Nadie quiere alienar al influyente grupo de presión de los agricultores.

Sin embargo, Natalia Bellostas, directora del Instituto Nacional de Tecnología Agraria INTIA de Pamplona, está convencida de que “hay que reducir el consumo de carne”. Es partidaria de una agricultura más diversificada y a pequeña escala. Cree que es necesario aumentar los precios de los productos agrícolas frescos de calidad a largo plazo, para contrarrestar la industrialización de la agricultura. Otros creen que son necesarios más controles nacionales y europeos: “Sólo cuando la presión real viene de Bruselas, la mayoría de la gente de aquí reacciona”, dice Xosé Portas, un ganadero de Galicia.

(dw)