Conéctate con nosotros

Noticias España

El presidente del Gobierno español dice al Parlamento que “nunca” habrá un referéndum sobre la independencia de Cataluña.

Publicado

en

pedro-sanchez-congreso
Escúchalo
Voiced by Amazon Polly

Pedro Sánchez se enfrenta al escepticismo un día después de reunirse con el presidente del Gobierno de Cataluña y una semana después de liberar a nueve dirigentes indultados del intento de secesión de 2017.

Una semana después de indultar a los nueve líderes encarcelados del intento de secesión unilateral de Cataluña en 2017, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, aseguró este miércoles en el Parlamento que “nunca” habrá un referéndum de independencia legal en la región.

“No habrá referéndum de autodeterminación. Nunca”, prometió el líder del Partido Socialista (PSOE) ante una oposición beligerante que se apresuró a señalar que ya había dicho que no habría indulto al Gobierno.

Sánchez trató de convencer a los legisladores de que el diálogo que ha retomado recientemente con el gobierno separatista de Cataluña no conducirá a ningún acuerdo fuera del marco de la Constitución española. Un referéndum en una sola parte de España requeriría cambios legislativos apoyados por tres quintas partes del Congreso de los Diputados, es decir, 210 escaños de 350. “Y el PSOE no lo apoyará. Nunca, jamás”, dijo Sánchez.

La declaración se produjo un día después de que el líder español se reuniera con el presidente del Gobierno catalán, Pere Aragonès, para sentar las bases de lo que Sánchez espera que sea un nuevo periodo de conversaciones regulares entre Madrid y Barcelona tras años de relaciones frías.

Te puede interesar

El 1 de octubre de 2017, el gobierno separatista de Cataluña celebró un referéndum ilegal desafiando a los tribunales y lo siguió con una declaración unilateral de independencia en el parlamento regional. El entonces presidente del gobierno catalán, Carles Puigdemont, huyó de España para evitar ser procesado por estos hechos y desde entonces vive en Bélgica. Otros doce líderes del fallido intento de secesión han ido a juicio, y nueve de ellos han sido condenados a penas de prisión de entre 9 y 13 años en octubre de 2019. Otros tres han sido inhabilitados para ejercer cargos públicos y ya han cumplido sus condenas.

pedro-sanchez-congreso-españa

En un esperado debate parlamentario, Sánchez defendió el miércoles la reciente decisión de su Gobierno de liberar a los dirigentes, citando el mismo “espíritu de concordia” que facilitó la transición de España a la democracia a finales de los años 70, tras décadas de dictadura bajo Francisco Franco.

Dijo que el acto de clemencia pretendía abrir un nuevo período y restablecer las tensas relaciones entre Madrid y Barcelona. “Ha llegado el momento de hacer política y dejar atrás estos años estériles y dolorosos. Lo que no podemos hacer es achacar nuestra responsabilidad política a los tribunales”, dijo Sánchez, que fue duramente criticado a finales de mayo por utilizar la palabra “venganza” en relación con la sentencia del Tribunal Supremo. El miércoles, el primer ministro reiteró que su gobierno nunca cuestionó la decisión del Tribunal Supremo.

Los legisladores separatistas catalanes se mostraron muy escépticos ante el discurso de Sánchez. Gabriel Rufián, de ERC, cuyo líder Oriol Junqueras fue vicepresidente de Cataluña durante el intento de secesión y que fue liberado la semana pasada, dijo que el indulto era un primer paso, “no menor, para mejorar el clima político”. Pero insinuó que habrá un referéndum sobre la independencia tarde o temprano: “Dennos tiempo”. La portavoz de Juntos por Cataluña (Junts), Míriam Nogueras, calificó de “farsa” todo el discurso de Sánchez.

El debate dio un giro histórico cuando Pablo Casado, líder de la principal oposición del Partido Popular (PP), subió al estrado con una corbata negra en señal de luto y comenzó su discurso con la famosa frase “Me duele España”, escrita por primera vez por el escritor y académico Miguel de Unamuno en 1923.

En un discurso de 20 minutos salpicado de referencias a Sánchez como el hombre que se vendió a los separatistas para conseguir su apoyo a su gobierno en minoría, Casado pidió elecciones anticipadas e hizo una polémica comparación entre la situación actual y la Guerra Civil española de 1936-1939, que, según dijo, enfrentó a “los que querían democracia sin ley contra los que querían ley sin democracia.”

pedro-sanchez-congreso-españa-dia

Mientras que Casado no ofreció un plan alternativo para Cataluña, el líder del partido de extrema derecha Vox, Santiago Abascal, presentó una lista de medidas que su partido tomaría para hacer frente a los separatistas en la región del noreste. Estas medidas incluyen la prohibición de todos los partidos independentistas, el cierre de la televisión pública TV3, el fin del “apartheid lingüístico” y la “suspensión de la autonomía mientras se restablece el orden constitucional”.

La líder del partido de centro-derecha Ciudadanos, Inés Arrimadas, dijo que los indultos del Gobierno representan un “punto de inflexión” en las relaciones entre su partido y el PSOE, y que ahora apoya una moción de censura contra Sánchez.

Seguir leyendo
Coméntanos tu opinión
Publicidad

Destacadas