La ONU advierte de niveles de hambre «catastróficos» en algunas zonas de Haití

El país caribeño se enfrenta a una crisis humanitaria con al menos 19.000 personas en el nivel más alto de inseguridad alimentaria en Puerto Príncipe, según ha advertido el Programa Mundial de Alimentos de la ONU.

Unos 4,7 millones de haitianos, es decir, el 40% de la población del país, se encuentran actualmente en situación de inseguridad alimentaria, de los cuales 19.000 se encuentran en «niveles catastróficos de hambre» por primera vez en el país, dijo el viernes (14.10.2022) el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU. Es «la primera vez en Haití» que la población se encuentra en la quinta etapa de la clasificación de seguridad alimentaria, la más alta.

La situación es especialmente grave en Cité Soleil, uno de los barrios más desfavorecidos de la capital, Puerto Príncipe, donde los combates entre bandas armadas han dejado a muchos residentes sin acceso a puestos de trabajo, mercados y servicios de salud, dijo en una conferencia de prensa Jean-Martin Bauer, director del PMA en Haití. «Esto significa que probablemente sólo consumen una comida al día y carecen de proteínas, verduras frescas y otros nutrientes esenciales para la supervivencia», dijo.

Alrededor del 65% de la población de Cité Soleil sufre «altos niveles de inseguridad alimentaria» y el 5% de ellos necesita ayuda humanitaria urgente, dijo Bauer, que no quiso hablar de hambruna entre estas personas más vulnerables, aunque sí de crisis humanitaria y de necesidad de ayuda. La situación se ve agravada por una epidemia de cólera en esta y otras zonas de Puerto Príncipe, con más de 260 casos confirmados y al menos 25 muertos, según las cifras oficiales de las autoridades sanitarias haitianas.

La crisis alimentaria también se está agravando en las zonas rurales de Haití, donde ya se han detectado niveles agudos de escasez de alimentos en los departamentos de Grand Anse, Nippes y Sud, todavía afectados por el terremoto que asoló la región en 2021 y la reciente falta de lluvias, que ha reducido las cosechas. «La situación es preocupante, es una catástrofe y tenemos que reaccionar inmediatamente», dijo Bauer.

lgc (efe/apf/rtr/dw)

Te puede interesar




Continúa leyendo

[anuncio_b30 id=10]