La mayor ciudad de Australia empieza a convivir con el Covid.

Melanie McTighe y su padre de 92 años viven en la misma ciudad, pero no han podido verse durante casi cuatro meses.

Eso cambió el lunes, ya que Sydney, la mayor ciudad de Australia y capital de Nueva Gales del Sur, sale de un estricto bloqueo impuesto en junio para contener un brote de Delta.

McTighe dijo que está “emocionada” por volver a empezar su vida y ver a sus seres queridos, pero le preocupa lo que puede significar para la ciudad de 5,3 millones de habitantes tener Covid-19 en la comunidad.

211008032836 06 australia sydney lockdown vaccinations mctighe exlarge 169

“Creo que hasta que todo el mundo comprenda mejor esta cosa y cómo sigue cambiando, tenemos que estar preocupados”, dijo.

Durante más de 18 meses, Australia se ha aislado del mundo, cerrando las fronteras e imponiendo estrictos cierres para acabar con los brotes de Covid-19 en un intento de eliminar el virus.

Ahora, Australia está saliendo de su llamada “cueva” y tratando de vivir con él.
A partir del lunes, los habitantes de Sydney, que representan más del 70% de los adultos de la ciudad, podrán volver a los restaurantes, bares y gimnasios, y muchos, como McTighe, podrán reunirse con sus seres queridos en centros de atención a la tercera edad tras meses de separación.

Te puede interesar



Pero toda esa libertad ganada con tanto esfuerzo tendrá un coste: los modelos nacionales sugieren que en Sídney se producirán miles de nuevas infecciones y las inevitables muertes.

Quedan preguntas sobre cómo el sistema hospitalario hará frente a cualquier aumento de nuevos casos, el impacto en las personas vulnerables y la rapidez con la que Sydney puede adaptarse a vivir con Covid.

Lo que ocurra a continuación será fundamental tanto para la ciudad como para Australia. Pero otros países de la región de Asia-Pacífico que no tienen Covid también estarán atentos para ver si Sídney consigue mantener el número de casos y muertes lo suficientemente bajo como para evitar la saturación de los hospitales, y al mismo tiempo permitir la reanudación de las actividades y que la gente siga con su vida.

El fin de Covid en Australia

Durante el primer año de la pandemia, Australia fue uno de los pocos países importantes que logró controlar el Covid-19, mediante estrictas restricciones fronterizas, cuarentena obligatoria y cierres temporales.

211010211857 02 sydney reopen 101121 exlarge 169
Customers line up to enter a store in the central business district after more than 100 days of lockdown to help contain the COVID-19 outbreak in Sydney, Monday, Oct. 11, 2021. (AP Photo/Rick Rycroft)

Pero en junio, un brote de Delta en Sydney se extendió rápidamente al estado vecino de Victoria y al Territorio de la Capital Australiana (ACT).

Los retrasos en el despliegue de la vacunación en Australia, debidos en parte a la escasez de suministros, dejaron a la población en situación de vulnerabilidad, lo que obligó a las autoridades a imponer cierres locales.

“Siempre he creído que podríamos haber eliminado la Covid no Delta… pero reconozco que los cierres con Delta van a ser a menudo una competición imposible de ganar”, dijo Mary-Louise McLaws, profesora de epidemiología de enfermedades infecciosas en la Universidad de Nueva Gales del Sur (UNSW).

A medida que aumentaba el número de casos, se hizo evidente que mantener a la gente en el interior era insostenible -por razones económicas y sanitarias- y las autoridades australianas idearon un plan para vacunar al país de la pandemia.

Una vez resueltos los primeros problemas de suministro, el programa de vacunación se puso en marcha.

La semana pasada, Nueva Gales del Sur se convirtió en el primer estado en alcanzar el objetivo inicial de doble vacunación del 70%. Se espera que otros estados alcancen esa cifra en las próximas semanas, y para finales de año se espera que todo el país se abra.

Pero los expertos advierten que no está exento de peligros potenciales, y que algunas personas corren más riesgo que otras.

La reapertura de Australia

El plan de reapertura de Australia se articula en torno a las tasas totales de vacunación de adultos en cada estado, pero las estadísticas de inoculación no son uniformes.

En algunas zonas suburbanas de Sydney, las tasas de vacunación total son tan bajas como el 30%, según las cifras del gobierno.

La población indígena del estado también está por debajo de las cifras estatales. Por ejemplo, hasta el 6 de octubre, menos de la mitad de los indígenas mayores de 15 años de la Costa Central de Nueva Gales del Sur habían recibido las dos dosis de la vacuna.

Esto es un problema, ya que los indígenas suelen padecer más problemas de salud crónicos que los no indígenas, lo que les expone a un mayor riesgo de complicaciones derivadas de Covid.

Y los jóvenes también son motivo de preocupación. En Nueva Gales del Sur, solo el 58% de las personas de entre 16 y 29 años se han vacunado por completo, el porcentaje más bajo de todos los grupos de edad, aparte de los de 12 a 15 años, a los que se les ha dado acceso a las vacunas recientemente.

Con Información de CNN


Continúa leyendo

[anuncio_b30 id=10]