La eurozona superará la crisis de COVID-19 antes de fin de año

El Banco Central Europeo mantiene su política de bajos tipos de interés y mejora sus previsiones de crecimiento, aunque admite que la variante delta podría retrasar la plena apertura de la economía.

La presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, afirmó el jueves (09.09.2021) que la economía de la eurozona “superará” su nivel prepandémico a finales de año, después de que la institución revisara al alza su proyección de crecimiento para 2021. Lagarde afirmó que el “impacto de la pandemia es menos grave”, pero advirtió que la variante delta podría retrasar la plena apertura de la economía y que aún queda camino por recorrer. “Todavía hay más de dos millones de personas menos con trabajo que antes de la pandemia, especialmente entre los jóvenes y los menos cualificados”, dijo.

En la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno del BCE, Lagarde admitió que la economía de la eurozona se está recuperando claramente, pero que el ritmo de la mejora dependerá de cómo evolucione la pandemia. “La propagación de la variante delta no ha hecho necesaria la reimposición de las medidas de contención, pero podría ralentizar la recuperación del comercio mundial y la plena reapertura de la economía”, dijo.

El BCE elevó el jueves su estimación de crecimiento de la eurozona en 2021 hasta el 5 por ciento, en medio de una recuperación económica del impacto de la pandemia, dijo Lagarde. La cifra es 0,4 puntos porcentuales superior a la previsión anterior del 4,6%. Por el contrario, los expertos del BCE redujeron ligeramente su estimación de crecimiento para 2022 del 4,7% al 4,6% y la dejaron sin cambios en el 2,1% para 2023. En cuanto a la inflación en la zona euro, el BCE revisó al alza su estimación para 2021, 2022 y 2023. Este año se espera que el índice de precios al consumo aumente un 2,2%, lo que supera el objetivo a medio plazo de la institución con sede en Fráncfort, dijo Lagarde.

La inflación, que hasta ahora es del 4,6%, sería del 1,7% en 2022 y del 1,5% en 2023. Sin embargo, el BCE dijo que el actual aumento es “en gran medida temporal”, añadió Lagarde en una conferencia de prensa tras la reunión del Consejo de Gobierno. En la reunión, el BCE mantuvo sus tipos de interés básicos en el nivel más bajo de la historia. El tipo de interés principal se mantuvo en cero, y los bancos tendrán que pagar una retención del 0,50% sobre los depósitos que entreguen al banco central en lugar de prestar a sus clientes.

lgc (afp/efe/dw)

Te puede interesar




Continúa leyendo

[anuncio_b30 id=10]