Haití sufre fuertes lluvias tras el terremoto

Muchos haitianos evitan refugiarse en los edificios dañados y prefieren permanecer en el exterior por temor a las réplicas del potente terremoto que causó 1.419 muertos.

La depresión tropical Grace llegó el lunes (16.08.2021) a Haití, país devastado por el potente terremoto del sábado, amenazando con arrojar hasta 38 centímetros de lluvia sobre un paisaje destruido mientras los rescatistas buscaban supervivientes y muchas personas se acurrucaban en campos abiertos.

Dos días después de que un potente terremoto sacudiera Haití, causando la muerte de más de 1.400 personas, los equipos de rescate han estado ocupados buscando a personas desaparecidas que puedan estar atrapadas en las ruinas, mientras que la depresión tropical Grace amenazaba con empeorar la situación el lunes.

Grace está descargando lluvias torrenciales y amenazando con inundaciones y deslizamientos de tierra en este país y en la vecina República Dominicana, advirtió el Centro Nacional de Huracanes de Miami.

La depresión tropical se encontraba el lunes a unos 80 km al este de Puerto Príncipe, la capital haitiana, y se movía hacia el oeste a unos 20 km/h, con vientos máximos sostenidos de 55 km/h y rachas más fuertes, según los pronósticos.

Últimas cifras de mortalidad

Según las últimas cifras de protección civil publicadas el lunes por la tarde, la catástrofe ha dejado 1.419 muertos, más de 6.900 heridos y más de 37.000 viviendas destruidas o dañadas.

Te puede interesar



La mayoría de las muertes se registraron en el departamento del Sur (1.133), cuya capital es Les Cayes, y el resto en los departamentos de Grand Anse (162), Nippes (122) y Noroeste (2).

En la pequeña ciudad costera de Port Salut, al igual que en otras zonas afectadas, los residentes se enfrentaron a un dilema: permanecer al aire libre para protegerse de las réplicas, o trasladarse a los edificios dañados para refugiarse de la fuerte tormenta.

El hospital de la ciudad decidió intentar proteger a los pacientes que se hacinaban en el patio bajo láminas de plástico tras el terremoto, y a partir del mediodía del lunes, los pacientes fueron trasladados al interior a pesar del temor a las réplicas.

Miedo a los heridos en el hospital

“Los médicos nos piden que volvamos bajo la losa de hormigón esta noche, pero de momento no estamos seguros. Todavía está temblando, por eso estamos fuera”, dijo Wilfried Labaye, de 41 años, antes de que se tomara la decisión de llevar a todos al interior.

Su esposa, Esperance Rose Nadine, de 36 años, estaba tendida en el suelo a su lado. Sus dos piernas fueron aplastadas cuando su casa se derrumbó en las montañas cercanas.

Labaye está preocupado no sólo por la salud de su esposa, sino también por el clima, del que no pueden escapar.

“No sé cómo va a ser esta tormenta”, dijo.

Junto a las enfermeras que atienden a los heridos, Aline Cadet, una comadrona de 26 años, también estaba angustiada por los informes meteorológicos.

“Psicológicamente, no estamos bien. No tenemos ni idea de cómo vamos a superar esto”, dijo. “Aquí hay mujeres embarazadas, algunas han perdido a sus bebés por caídas o lesiones”.

Misión militar conjunta de rescate

Varios países, como Estados Unidos, la República Dominicana, México y Ecuador, se han ofrecido a ayudar enviando personal, raciones de emergencia y suministros médicos.

El ejército estadounidense anunció el lunes que había formado una misión militar conjunta y desplegado un equipo para evaluar la situación en las zonas afectadas mediante la observación aérea tras el terremoto de 7,2 grados de magnitud.

Se han movilizado cuatro helicópteros para el transporte. El objetivo es “hacerse una idea de los daños”, dijo el lunes el portavoz del Pentágono, John Kirby.

Las imágenes aéreas tomadas por los equipos estadounidenses “ayudarán a determinar qué ayuda se necesita, dónde y cuándo”.

jc (afp, efe, ap,dw)


Continúa leyendo

[anuncio_b30 id=10]