El Vaticano dice que la ley antihomofobia de Italia viola el tratado bilateral y atenta contra las libertades de la Iglesia Católica.

En una acción poco habitual, el Vaticano ha presentado una queja oficial sobre un proyecto de ley contra la homofobia que se está estudiando en el Parlamento italiano, diciendo que viola las libertades de la Iglesia, según un periódico italiano.

Según el Corriere della Sera, el 17 de junio, el secretario del Vaticano para las relaciones con los Estados, Paul Richard Gallagher, envió una carta a la embajada de Italia ante la Santa Sede protestando por un proyecto de ley destinado a combatir las agresiones contra las personas LGBT.

Gallagher dijo que la ley viola el tratado de 1929 entre Italia y el Vaticano, que garantiza el derecho de la Iglesia Católica a definir sus enseñanzas y gestionar sus propios asuntos.

El diplomático habría objetado el artículo 7 del proyecto de ley, que no concede una exención a las escuelas privadas para participar en el Día Nacional contra la Homofobia, la Lesbofobia, la Bifobia y la Transfobia. Gallagher argumentó que la sección es un ataque a la “libertad de creencia” de la comunidad católica. El proyecto de ley crearía un día festivo si se aprueba.

La legislación, apodada “proyecto de ley Zan” por los medios de comunicación italianos en referencia a uno de sus autores, Alessandro Zan, político y activista LGBT, fue aprobada por la Cámara de Diputados -la cámara baja del parlamento italiano- en noviembre. Actualmente se está estudiando en el Senado.

El proyecto de ley pretende que la discriminación y la violencia motivadas por la orientación sexual, el género o la identidad de género percibidos por una persona se castiguen con hasta cuatro años de prisión y una multa de hasta 6.000 euros (7.130 dólares).

Te puede interesar



La Conferencia Episcopal Italiana (CEI) emitió una declaración el año pasado en la que expresaba su preocupación por el hecho de que la aprobación del proyecto de ley abriera el camino a la persecución penal de “quienes creen que una familia necesita un padre y una madre”. El cardenal Gualtiero Bassetti, jefe de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI), declaró el mes pasado al Corriere della Sera que la Iglesia estaba dispuesta a un “diálogo abierto” sobre la legislación.

Los partidarios del proyecto de ley de Zan insisten en que se necesitan salvaguardias adicionales para proteger a las personas LGBT como grupo vulnerable. Zan tuiteó el martes que el proyecto de ley no restringe la libertad de expresión o de religión. “Respeta la autonomía de todas las escuelas”, añadió.

El partido conservador italiano Lega Nord ha propuesto otro proyecto de ley sobre la protección del colectivo LGBT. Sin embargo, la Comisión Judicial del Senado votó el mes pasado en contra de considerar esa contrapropuesta.


Continúa leyendo

[anuncio_b30 id=10]