Conéctate con nosotros

Noticias Mundo

El jefe de derechos humanos de la ONU pide “calma” mientras se acerca el final del recuento de votos en Perú

Publicado

en

peru-elecciones-2021
Escúchalo
Voiced by Amazon Polly

Los peruanos seguían esperando el lunes la confirmación de su próximo presidente, más de una semana después de una polarizada segunda vuelta electoral, en la que el socialista Pedro Castillo se aferraba a una estrecha ventaja que desplazaría al país firmemente hacia la izquierda.

El recuento electoral, que ha subido menos de 0,02 por ciento desde el sábado hasta el 99,953 por ciento, muestra al ex profesor con el 50,14 por ciento de los votos, menos de 50.000 votos por delante de su rival de derechas Keiko Fujimori.

Fujimori ha alegado fraude electoral, sin ofrecer pruebas concretas que respalden sus afirmaciones.

Castillo, de 51 años, poco conocida antes de su sorprendente victoria en la primera vuelta en abril, ha sacudido a la élite política y económica del país andino, rico en cobre, al planear una revisión constitucional y un fuerte aumento de los impuestos mineros.

Dijo que los peruanos ya habían “elegido su camino” y su partido de extrema izquierda Perú Libero saludó la victoria, a pesar de los intentos de Fujimori de anular algunos votos en su contra, bloqueando la confirmación oficial del resultado.

Te puede interesar

Todavía no está claro cuándo el organismo electoral del país anunciará oficialmente el ganador, aunque Castillo ha pedido que el recuento se complete rápidamente para acabar con la incertidumbre.

La Sra. Fujimori, de 46 años, hija del ex presidente Alberto Fujimori, que cumple una condena de prisión por corrupción y abusos de los derechos humanos, ha prometido luchar hasta el último voto.

Escuchando la radio sobre el recuento de votos en su tienda de la esquina en Lima, Magaly Roca dijo que votó por Castillo en la segunda vuelta, a pesar de que no era inicialmente su candidato preferido. Fujimori lo fue aún menos, dijo.

“Puso demasiados obstáculos”, dijo el hombre de 42 años. “Todo el tiempo que tuvo la mayoría en el Congreso, bloqueó todo. Ella es la razón por la que no avanzamos antes. No la considero capaz de gobernar”.

Carlos Gurmendi, de 66 años, que trabaja como portero en una zona residencial, dijo que votó a regañadientes por Fujimori. “He votado por el menor de los males”, dijo.

El Sr. Gurmendi considera que la situación política es embarazosa, pero añadió que “podría haber habido fraude, no habría nada extraño”.

El partido del Sr. Castillo rechazó las acusaciones de fraude del Sr. Fujimori, y los observadores internacionales en Lima dijeron que las elecciones se habían desarrollado de forma limpia.

Opiniones mixtas

De confirmarse, la victoria de Castillo supondría un espaldarazo para la izquierda política de la región. El socialista, procedente de una región pobre del norte de Perú, ha galvanizado a los votantes rurales que se sienten excluidos de la historia de crecimiento del país.

Flavio Quispe, originario de Puno, en el sur de Perú, pero que ahora dirige un pequeño negocio en la capital, dijo que había votado por el Sr. Castillo.

“El pueblo ha sido abandonado”, dijo este hombre de 70 años sobre el gobierno de su provincia natal. “Hicieron muchas promesas pero ni siquiera ha llegado el agua”.

En un abarrotado mercado de Lima, donde su familia vende pescado fresco desde hace más de 30 años, Mónica dijo que no votó en la segunda vuelta, pero que estaba preocupada por los cambios radicales de Castillo.

No quiero esperar a que este país se convierta en otra Venezuela. Ahora mi plan es ir a donde está mi familia: Estados Unidos”, dijo la mujer de 52 años, negándose a dar su apellido por si eso comprometía sus planes.

Castillo ha tratado de apaciguar a los mercados financieros con una plataforma de izquierda moderada, pero no está claro si su administración volverá a las raíces del partido como organización de extrema izquierda.

Una migrante venezolana que trabaja como manicurista dijo que estaba “aterrada” por una presidencia de Castillo. No quiso dar su nombre por miedo a ser deportada, ya que vive en Perú sin papeles desde 2019.

“Me fui de Venezuela porque nuestro país estaba destruido”, dijo. “Es muy triste lo que ha sucedido en estas elecciones; ya hemos pasado por esto antes”.

El aumento de los niveles de pobreza también ha puesto de manifiesto la desigualdad entre los pobres y las élites políticas tradicionales, que se ha visto intensificada por la epidemia de COVID-19 más mortífera del mundo por habitante.

Las marchas de los partidarios de ambos candidatos estallaron en Lima la semana pasada, con los votantes pro-Castillo procedentes de las zonas rurales y los partidarios de Fujimori respaldando sus acusaciones de fraude.

Seguir leyendo
Coméntanos tu opinión
Publicidad

Destacadas