China redoblará sus esfuerzos para “reunificar pacíficamente Taiwán”.

Tras semanas de incursiones de aviones y barcos militares en la Zona de Identificación de Defensa Aérea (ZDA) de Taiwán, China parece suavizar su retórica y hablar de una “reunificación” pacífica con Taiwán.

El portavoz de la Oficina de Asuntos de Taiwán, Ma Xiaoguang, declaró en una conferencia de prensa en Pekín que el país está dispuesto a hacer “los máximos esfuerzos” para lograr la “reunificación pacífica”.

“El país debe ser reunificado e inevitablemente lo será”, dijo Ma, a menos de un mes del inicio del XX Congreso del Partido Comunista de China (PCC). Añadió, como es habitual en las declaraciones de todos los portavoces chinos, que “la determinación de China de salvaguardar su territorio es inquebrantable”.

Reunificación pacífica, democrática y mutuamente beneficiosa
Según Ma, ambas partes “se beneficiarán” de una “reunificación pacífica, democrática y mutuamente beneficiosa” consistente en la aplicación del principio “un país, dos sistemas”, como el que rige las relaciones de Pekín con Hong Kong.

Pero que las relaciones entre ambas partes sean “pacíficas y estables” depende de que “las autoridades abandonen las ideas independentistas”, añadió el portavoz.

Estas declaraciones coinciden con las de un portavoz del Mando Oriental del Ejército Popular de Liberación (EPL) chino, que afirmó que sus unidades estaban en “alerta máxima” ante el paso de dos buques de guerra pertenecientes a las armadas de EE.UU. y Canadá, que cruzaron el martes (20.09.2022) aguas internacionales del estrecho de Taiwán, el segundo tránsito de este tipo por parte de EE.UU. en un mes.

Te puede interesar



Aumentan las maniobras militares chinas

Además, el martes, el Ministerio de Defensa de Taiwán informó de la presencia de nueve aviones y cinco barcos militares chinos en la Zona de Identificación de Defensa Aérea (ZDA), cuatro de los cuales cruzaron la llamada línea media del estrecho de Taiwán.

El sábado, Taiwán informó de una nueva incursión china a través de su ADIZ, con la novedad de haber detectado por primera vez la presencia de un nuevo tipo de dron de vigilancia armado, un CH-4.

La línea media del estrecho de Formosa, que en la práctica es una frontera no oficial respetada tácitamente por Taipei y Pekín en las últimas décadas, ha sido cruzada constantemente en las últimas semanas por las fuerzas chinas durante los ejercicios militares. En el último año ha aumentado el número de incursiones chinas, acciones que han sido condenadas tanto por Taiwán como por Estados Unidos.

Estos movimientos culminaron en octubre del año pasado, cuando Pekín celebró el aniversario de la fundación de la República Popular China, y ahora está por ver si continuarán durante el 20º Congreso del PCCh, que comienza el 16 de octubre y en el que el presidente chino Xi Jinping se presenta a un tercer mandato sin precedentes entre sus predecesores inmediatos.

Una manzana de la discordia entre China y Estados Unidos.

La visita a principios de este mes de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, enfureció profundamente al gobierno chino, que respondió con sanciones económicas y el anuncio de maniobras militares en las aguas que rodean a Taiwán.

China reclama la soberanía de la isla y considera a Taiwán como una provincia rebelde desde que los nacionalistas del Kuomintang se retiraron allí en 1949 tras perder la guerra civil contra los comunistas.

Taiwán, con el que Estados Unidos no tiene relaciones oficiales, es una de las principales fuentes de conflicto entre China y Estados Unidos, principalmente porque Washington es el principal proveedor de armas de la isla y sería su principal aliado militar en caso de guerra con el gigante asiático.

rml (efe, ap, dw)


Continúa leyendo

[anuncio_b30 id=10]