Una llamada telefónica habría frustrado otro tiroteo masivo en Estados Unidos

Dos guatemaltecos han sido detenidos como sospechosos de planear un tiroteo el 4 de julio en un anfiteatro de Richmond, Virginia.

Una alerta telefónica recibida por la policía de Richmond (Virginia) unos días antes de la festividad del 4 de julio evitó probablemente otro tiroteo masivo durante la misma, anunciaron las autoridades el miércoles (06.07.2022) tras la detención de dos sospechosos guatemaltecos.

En una rueda de prensa conjunta, el jefe de la policía de Richmond, Gerald Smith, y el alcalde de Richmond, Levar Stoney, revelaron la operación policial que siguió a la alerta, que se saldó con dos detenciones.

Un informante anónimo llamó a la policía el viernes 1 de julio (tres días antes de la fiesta) y explicó que había escuchado una conversación en la que alguien afirmaba que se había planeado un tiroteo masivo para el 4 de julio en el anfiteatro Dogwood Dell de Richmond.

El anfiteatro, con capacidad para 2.400 personas, acogió el lunes las celebraciones del Día de la Independencia de Estados Unidos.

La policía inició una investigación en cooperación con el Departamento de Seguridad Nacional y el FBI, que condujo a la detención de los dos hombres acusados de no ser ciudadanos estadounidenses en posesión de un arma de fuego.

Te puede interesar



Dos fusiles de asalto y otras municiones encontradas

Julio Alvarado-Dubón, de 52 años, fue detenido el 1 de julio, el mismo día en que la policía recibió el aviso. Mientras tanto, un segundo sospechoso, Rolman Alberto Balacarcel, de 38 años, fue puesto bajo vigilancia el martes, pero la policía dijo que inicialmente no tenía causa probable para arrestarlo.

Tras recibir la llamada, la policía se dirigió a una casa de la zona, donde encontró dos fusiles de asalto, una pistola y 223 cartuchos.

Las autoridades confirmaron que los dos detenidos son guatemaltecos y no ciudadanos estadounidenses.

«Quiero agradecer y aplaudir al héroe de Virginia que evitó una posible masacre al alertar a nuestros valientes policías de Richmond, agentes que trabajan incansablemente cada día para proteger a nuestras comunidades», tuiteó el gobernador de Virginia, Glenn Youngkin.

«Esto es un gran recordatorio de que si ves algo, tienes que decírselo a la policía local», añadió.

El mismo día en que los detenidos supuestamente planeaban llevar a cabo el acto, un hombre disparó varias veces contra los participantes en el desfile del 4 de julio en Highland Park (al norte de Chicago), matando a siete personas e hiriendo a otras 39.

El sospechoso, Robert Crimo, de 21 años, está acusado de siete cargos de asesinato en primer grado, uno por cada muerte, y en los próximos días la fiscalía presentará cargos adicionales por los 39 heridos.

jc (efe, ap, Newsweek,dw)