Los medios contra Trump

Nicolle Wallace conversó hace unos días con Al Sharpton (demócrata) sobre la coyuntura electoral estadounidense en su programa «Deadline» en MSNBC. Durante la charla se hizo mención a una «realidad alternativa» donde viven los sintonizadores de medios de comunicación de derecha como Fox News. Según su invitado, Estados Unidos es un país donde ahora no importan los hechos.

Esta no es una crítica nueva de la izquierda. En 2018, cuando el Congreso publicó el memorando de Devin Nunes sobre los abusos de poder del FBI en sus investigaciones de la campaña de Donald Trump, Brian Stelter de CNN aseguró que Sean Hannity, comentarista de Fox News, promovía las «mentiras» de Nunes y calificó al memorando como una «realidad alternativa».

1584993880276 1

En la actualidad, ante los nuevos reclamos de fraude por parte de Trump, Stelter sostiene una posición más fuerte. Cree que estas denuncias no son una realidad alternativa, sino todo un universo paralelo de desinformación. Otros periodistas han agregado que Fox News reporta noticias falsas, tonterías e, incluso, teorías de conspiración.

Los medios de comunicación opositores a Trump afirman que es necesario diferenciar lo que es cierto y lo que no. Esto tendría como objetivo contrastar la realidad con los «delirios» de la derecha.

Entre las noticias que, a juicio de la prensa izquierdista, son verdaderas está que las fotos filtradas de la laptop de Hunter Biden son desinformación rusa o que Kavanaugh era un abusador sexual que no debería ser nombrado por Trump para la Corte Suprema. En ambos cosas se ha comprobado que dichos medios estaban equivocados.

La posición deshonesta de algunos reporteros pone en entredicho la superioridad moral de la que tanto alardean. Aun cuando Donald Trump condenó el supremacismo blanco, medios de comunicación como CNN continúan señalando a sus seguidores como «neonazis», incluso comparando al presidente con figuras del fascismo.

Te puede interesar



Con o sin Trump, Estados Unidos ya es un país en decadencia económica y social desde hace años. Y acusar a gran parte de la población de supremacistas o de vivir en una realidad alternativa solo echa más leña al fuego que descompone a la nación.