La peligrosa variante delta del covid-19 parece estar causando un pico de hospitalizaciones en una ciudad de Missouri.

Las autoridades sanitarias están dedicando todos sus esfuerzos a convencer a las personas que aún dudan de tomar la vacuna contra el covid-19, pero ninguna de estas estrategias parece ser el paso de última hora que permitiría a Estados Unidos cumplir el objetivo de vacunación del Presidente Joe Biden y detener la propagación de las variantes.

“No sé si hay algo que no estemos haciendo para superar definitivamente la línea de meta”, dijo a la CNN el Dr. Marcus Plescia, director médico de la Asociación de Funcionarios de Salud Estatales y Territoriales. “Ese es el problema: estamos haciendo todo lo que sabemos que es eficaz, pero eso solo nos permite mantener el estado estacionario, cuando lo que realmente necesitamos es aumentar la demanda”.

A principios de este año, Biden estableció el objetivo de que el 70% de los adultos estadounidenses recibieran al menos una dosis de la vacuna antes del 4 de julio. A medida que el país se acerca a ese objetivo, con el 65,4% de los adultos recibiendo al menos una dosis, la demanda y las tasas de vacunación se han ralentizado, lo que hace que los expertos se pregunten si la población se vacunará a tiempo para frenar los brotes de otoño e invierno.

Las bajas tasas de vacunación son peligrosas cuando se combinan con la propagación de variantes como la variante delta, que sería más transmisible y causaría una enfermedad más grave. Steve Edwards, director general de CoxHealth, un sistema sanitario de Springfield (Misuri), declaró a la CNN que la combinación está multiplicando por seis las hospitalizaciones en su sistema.

“Creo que es la variante delta y hay mucha leña en el fuego con las bajas tasas de vacunación, por lo que se está extendiendo muy rápidamente”, dijo Edwards. “Casi todos nuestros casos son personas no vacunadas que creo que se pusieron en riesgo durante esta pandemia”.

Afortunadamente, dijo Plescia, existen tácticas para fomentar las vacunas que han funcionado. Algunos estados, como Colorado, están haciendo un último esfuerzo llamando directamente a las personas no vacunadas para darles información y ayudarles con las citas. También han funcionado los incentivos, desde las grandes rifas de millones de dólares hasta las entradas gratuitas para el zoo o los cupones de comida, dijo Plescia.

Te puede interesar



Una estrategia que Plescia y otros expertos han defendido recientemente es la transición de los esfuerzos de vacunación masiva a las oficinas locales, un plan que avanza lentamente pero que puede ser eficaz, dijo.

“Creemos que esta será una importante función de salud pública durante algún tiempo”, dijo Plescia.