La fiesta de cumpleaños de Obama suscita críticas de los republicanos

Sin embargo, según los informes de prensa, los invitados a la fiesta deben estar vacunados y dar negativo en las pruebas del coronavirus.

A pesar de querer celebrar su 60º cumpleaños de una manera respetuosa con la salud, el ex presidente Barack Obama ha provocado la ira de los republicanos mientras Estados Unidos sufre un aumento de los casos de la variante delta del coronavirus.

La fiesta de cumpleaños de Obama, que nació el 4 de agosto, que se celebrará este fin de semana en la exclusiva isla de Martha’s Vineyard, cumple con las normas de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), la principal agencia de salud pública de EE.UU., según fuentes no identificadas citadas por la prensa.

Los invitados deben estar vacunados y dar negativo en las pruebas, dijeron las fuentes. El acto se celebrará al aire libre y un “coordinador de COVID”, cuya función exacta no se ha especificado, estará situado en varios lugares.

Mientras tanto, Martha’s Vineyard, en Massachusetts, sólo mostró un nivel moderado de transmisión del virus el lunes, según los CDC, lo que no desencadenó la activación de nuevas recomendaciones sanitarias, como el uso de mascarillas en interiores, incluso para las personas vacunadas.

Crítica

El congresista republicano Jim Jordan bromeó en Twitter diciendo que “si esto hubiera sido la fiesta de cumpleaños del presidente Trump”, habrían denunciado un “peligroso evento de superpropagación” del virus y concluido que los organizadores de esta reunión “están matando gente”.

Te puede interesar



“¿Hay alguna excepción para las fiestas a las que asisten las celebridades liberales adineradas?”, preguntó Ronna McDaniel, líder del Partido Republicano. “¿Van a exigir los demócratas que (Obama) haga que sus invitados lleven máscaras?”, preguntó Lance Gooden, otro legislador republicano.

El lunes, la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, se refirió a la fiesta. “El ex presidente apoya la vacunación y ciertamente respeta los consejos de los expertos en salud pública y los pone en práctica”, dijo sobre las precauciones.No se espera que el presidente Joe Biden asista.

Durante el mandato del republicano Donald Trump, los actos con público inconfesable en la Casa Blanca o en los mítines de campaña tuvieron lugar cuando la epidemia estaba en su peor momento y la vacunación ni siquiera había comenzado.

Una ceremonia de homenaje a la jueza Amy Coney, nominada por Trump para el Tribunal Supremo, habría contagiado a una docena de personas, incluido el propio presidente.

gs (afp, dpa,dw)