La administración Biden recomendará a los vacunados el uso de mascarillas en zonas con bajas tasas de vacunación

Los funcionarios de la administración habían estado luchando en los últimos días con la forma de responder a un número creciente de infecciones y hospitalizaciones por Covid-19 entre los que están totalmente vacunados.

El gobierno de Biden emitió el martes nuevas directrices que recomiendan el uso de mascarillas en zonas con altas tasas de transmisión, tras revisar nuevos datos que sugieren que las personas totalmente vacunadas no sólo están contrayendo el Covid-19, sino que también podrían ser portadoras de niveles de virus más altos de lo que se entendía anteriormente y potencialmente capaces de infectar a otros, según múltiples fuentes cercanas a la discusión.

Los funcionarios de la administración siguen sosteniendo que las personas totalmente vacunadas representan un porcentaje muy pequeño de la transmisión, que se produce principalmente entre las personas no vacunadas.

La nueva orientación llega tras un debate interno entre los funcionarios de salud: Si se debe responder a estos hallazgos simplemente informando al público sobre ellos o recomendando restricciones adicionales, incluyendo la vuelta al uso uniforme de mascarillas en interiores tanto para los individuos vacunados como para los no vacunados.

En los últimos días, los funcionarios de la Administración se han debatido sobre cómo responder al creciente número de infecciones y hospitalizaciones por Covid entre las personas totalmente vacunadas, en medio de la presión de los expertos en salud pública para que se vuelvan a aplicar las recomendaciones sobre el uso de mascarillas. Gran parte de la agenda doméstica de Biden gira en torno a hacer que el país deje atrás la pandemia y cambie el enfoque hacia otras prioridades, como las infraestructuras y el derecho al voto.

covid-19-usa

Dentro de la administración, había preocupación por el hecho de que centrarse en el uso de la mascarilla podría quitar un incentivo clave para que la gente se vacunara, lo que creen que fue un factor para que muchas personas eligieran vacunarse. Algunos argumentaron que la mejor manera de mantener el virus bajo control era redoblar los esfuerzos para que se vacunara el mayor número posible de personas.

Te puede interesar



“Entiendo lo difícil que es esto en cuanto a la indecisión de la vacuna y el deseo de que la gente se vacune”, dijo la Dra. Leana Wen, ex comisionada de salud de Baltimore y profesora y médica de la Universidad de Georgetown. “Pero la administración de Biden cometió un grave error en primer lugar con su orientación de los CDC sobre las máscaras y es realmente difícil volver a poner el genio en la botella”.

Aunque las vacunas Covid han provocado un fuerte descenso de nuevas infecciones, muertes y hospitalizaciones, múltiples estudios han descubierto que son menos eficaces contra la nueva variante delta, que ahora representa la gran mayoría de las infecciones en Estados Unidos.

Dado que el virus sigue circulando ampliamente en muchos lugares donde las tasas de vacunación son bajas, los vacunados corren un mayor riesgo de que el virus traspase la capa de protección. En algunos estados, sobre todo en el sur, poco más de un tercio de la población está totalmente vacunada.

Teniendo en cuenta lo infecciosa que es la variante, algunos expertos en salud también cuestionan ahora la eficacia de las mascarillas de tela estándar y abogan por que se recomiende el uso de mascarillas más eficaces, como la KN95, en interiores para todo el mundo, especialmente entre las personas mayores y las inmunodeprimidas. Un estudio reveló que los infectados con la variante delta portaban 1.000 veces más virus que con las cepas anteriores.

AP20224533903035

Sin embargo, a los funcionarios de la administración les preocupaba que la vuelta a la obligación de utilizar mascarillas pudiera frenar la campaña de vacunación en general, al eliminar el incentivo para vacunarse.

A pesar de que el gobierno de Biden ha impulsado durante los dos últimos meses el aumento del número de personas que se vacunan, el número de vacunas diarias se ha estancado en torno a las 500.000 al día y el presidente Joe Biden aún no ha alcanzado su objetivo del 4 de julio de conseguir que el 70% de los adultos estén al menos parcialmente vacunados.