Joe Biden vuelve a enfrentarse a la delincuencia, pero esta vez está al mando.

Durante décadas, la delincuencia ha pagado a Joe Biden; al menos, los esfuerzos por acabar con ella.

Su mayor logro legislativo como senador fue el proyecto de ley contra la delincuencia de 1994, que puso más policías en las calles, estableció penas más duras para los delitos de drogas, fomentó la construcción de nuevas prisiones y prohibió temporalmente las llamadas armas de asalto.

Como candidato a la presidencia el año pasado, Biden se distanció de sus compañeros demócratas -incluidos algunos de sus propios ayudantes- que clamaban por “reducir la policía”, destacando su propuesta de aumentar los fondos para la contratación de policías. La medida ayudó a Biden a resistir el aluvión de ataques contra la delincuencia de su rival, el entonces presidente Donald Trump.

El miércoles, Biden centrará la atención de los estadounidenses en el aumento de los índices de delincuencia violenta para poder esbozar su estrategia para revertirlos en un discurso en la Casa Blanca.

Funcionarios de la Casa Blanca dicen que planea vincular el pico a Covid-19 y a las armas.

“Con las consecuencias secundarias de la pandemia y la proliferación de armas ilegales en el mismo periodo, hemos visto un aumento de la violencia en los últimos 18 meses”, dice una hoja informativa de la Casa Blanca sobre la estrategia de Biden. “Los homicidios han aumentado un 30% y las agresiones con armas de fuego un 8% en las principales ciudades”.

Te puede interesar



No es habitual que un presidente interrumpa su agenda para señalar lo que está mal en el país que dirige. Pero se está volviendo imposible ignorar este asunto, que da a Biden la oportunidad de volver al conocido terreno político entre republicanos y demócratas progresistas.

No es sólo la sustancia y la retórica lo que envía un mensaje. El momento del discurso del miércoles por la tarde cae en la sombra de una carrera por la alcaldía de Nueva York en la que la delincuencia ha sido un tema importante para los votantes de las primarias demócratas.

Gran parte de lo que propone el Sr. Biden ya está en marcha.

Por ejemplo, la atención se centrará en el paquete de rescate de Estados Unidos, que proporciona 350.000 millones de dólares a los gobiernos estatales y locales. Podrán utilizar ese dinero para reforzar sus departamentos de policía, tal y como pudieron hacer cuando se promulgó la ley a principios de este año.

“Se trata de una cantidad histórica de dinero que el presidente está poniendo a disposición de las ciudades y los estados como parte del rescate estadounidense para invertir en una variedad de herramientas para reducir la violencia con armas de fuego en sus comunidades y hacerlas más seguras”, dijo un funcionario de la administración a los periodistas el martes por la noche.

Estas herramientas incluyen el dinero del plan utilizado para apoyar los programas de intervención en la violencia comunitaria.

La estrategia es lo suficientemente amplia como para incluir la ayuda a la vivienda para personas que han sido encarceladas. La administración también está tratando de recordar al público que Biden ha tomado medidas ejecutivas sobre la violencia de las armas y que la legislación de control de armas está estancada en el Senado.

El riesgo para Biden es que los índices de delincuencia violenta aumenten a pesar de su estrategia. Los datos sugieren que nadie sabe realmente por qué fluctúan los índices de criminalidad. Sin embargo, cualquier presidente está seguro de atribuirse el mérito o la culpa de las líneas de tendencia de la delincuencia.

Esto explica por qué a Biden le interesa abordar públicamente esta cuestión ahora. En el pasado, como miembro del Senado o como vicepresidente del presidente Barack Obama, no era responsable de los resultados políticos. Ahora es su turno.

Si se hubiera callado sobre esto, no podría argumentar que sus políticas funcionaron después. Y a Biden se le culparía de los fracasos, independientemente de que haya puesto el foco en el asunto.

Tommy Pigott, director de respuesta rápida del Comité Nacional Republicano, suele sacar a relucir estadísticas y anécdotas sobre la delincuencia en los correos electrónicos en los que culpa a los esfuerzos de “desfinanciación de la policía” de la ola de criminalidad.

“Es hora de que los líderes demócratas escuchen al pueblo estadounidense, se enfrenten a los grupos radicales de extrema izquierda y apoyen políticas que creen comunidades seguras”, escribió esta semana.

Esto es exactamente lo que parece pretender la estrategia de Biden.

Con información de NBC