Historia del Día del Trabajo: Origen, significado y la huelga que llevó al Congreso a crear la fiesta

El Día del Trabajo ha llegado a ser conocido como el final de la temporada de verano, pero sus orígenes no tienen nada que ver con las barbacoas y sí con las opresivas condiciones de trabajo.

Los activistas y los estados individuales reconocieron el Día del Trabajo mucho antes de que el presidente Grover Cleveland firmara una ley que lo convertía en fiesta federal en 1894. El Día del Trabajo, que siempre se celebra el primer lunes de septiembre, tiene como objetivo celebrar los logros y las contribuciones de los trabajadores estadounidenses.

La idea de una fiesta centrada en los trabajadores se atribuye en gran medida a dos hombres, Peter McGuire, antiguo secretario general de la Hermandad de Carpinteros y Ebanistas, y Matthew Maguire, antiguo secretario del Local 344 de la Asociación Internacional de Maquinistas, según el Departamento de Trabajo.

La reivindicación de McGuire como propietario de la idea proviene de los registros que indican que sugirió una “fiesta general para las clases trabajadoras” en honor a las personas que “desde la ruda naturaleza han excavado y tallado toda la grandeza que contemplamos”, en 1882. Sin embargo, otras investigaciones demuestran que Maguire también propuso la fiesta ese mismo año y que el Paterson Morning Call (1889-1969) lo calificó más tarde de “autor indiscutible” de la fiesta del Día del Trabajo en un artículo de opinión.

a Revolución Industrial trajo consigo unas duras condiciones de trabajo que obligaban a muchas personas a trabajar muchas horas casi todos los días de la semana y fomentaban la explotación de los niños como mano de obra barata. Esto dio lugar a huelgas y manifestaciones organizadas y el 4 de septiembre de 1882, la ciudad de Nueva York celebró su primer desfile del Día del Trabajo a instancias del Sindicato Central del Trabajo.

El desfile comenzó con los manifestantes del Sindicato de Joyeros de Nueva York, que salvaron el día llevando una banda, seguidos por William McCabe, que actuó como gran mariscal. Se calcula que hasta 20.000 personas desfilaron en el primer desfile del Día del Trabajo, según el Departamento de Trabajo.

Te puede interesar



Aunque Nueva York fue el primer estado en presentar un proyecto de ley para convertir el Día del Trabajo en un día festivo, Oregón fue el primero en aprobar una ley el 21 de febrero de 1887. A finales de ese año, otros cuatro estados -Colorado, Massachusetts, Nueva Jersey y Nueva York- aprobaron leyes para crear la festividad. Un total de 28 estados aprobaron leyes que reconocían la festividad.

Aproximadamente un mes antes de que el Senado aprobara un proyecto de ley para convertir el Día del Trabajo en una fiesta nacional, los trabajadores de la Pullman Palace Car Company, fabricante de vagones de ferrocarril, se pusieron en huelga para protestar por las largas jornadas de trabajo y los bajos salarios. Se les unió el Sindicato Ferroviario Americano, que se negó a mover los vagones de Pullman, según National Geographic, paralizando así el tráfico ferroviario.

En ese momento, el ex senador James Kyle había presentado un proyecto de ley para crear el Día del Trabajo, y el Senado lo aprobó rápidamente en un esfuerzo por apaciguar a los huelguistas. La Cámara de Representantes también lo aprobó días después y se convirtió en ley el 28 de junio de 1894, seis días después de su aprobación en el Senado.

Días después, el 3 de junio, Cleveland envió tropas federales a Chicago para poner fin al boicot, lo que desencadenó una revuelta que causó la muerte de hasta 30 personas, según National Geographic. Aunque se consideró una victoria para el movimiento obrero, pasarían otros 20 años antes de que el Congreso aprobara la Ley Adamson y estableciera la jornada laboral moderna de ocho horas.