Gobierno federal busca aumentar las oportunidades para los latinos.

“Las prácticas no remuneradas dejan fuera a los estudiantes que económicamente no pueden pagar la universidad. Esto agrava la desigualdad económica”, afirma Carlos Mark Vera, cofundador de Pay Our Interns.

Lázaro Bosch es un recién licenciado que está haciendo prácticas en la NASA, una oportunidad que no habría sido posible si no le hubieran pagado.

“Unas prácticas remuneradas no sólo me permitieron trasladarme a D.C., sino que también me permitieron no rechazar las prácticas; si no me hubieran pagado, nunca habría podido aceptarlas, porque no habría podido mantenerme a mí y a mi familia”, dijo Bosch, de 22 años, que se crió en Miami y ayuda económicamente a su madre.

El jueves es el Día Nacional de los Internos. El grupo Pay Our Interns, fundado hace cinco años por dos antiguos becarios negros no remunerados con el objetivo de eliminar las prácticas no remuneradas, envió una carta en la que pedía al secretario de Trabajo, Marty Walsh, cambios que aumentaran el número de jóvenes que cobraran mientras adquirían experiencia.

La carta, que Carlos Mark Vera, cofundador de Pay Our Interns, compartió con NBC News, pide al Departamento de Trabajo no sólo que pague a los becarios, sino también, entre otras cosas, que elimine una exención de la Ley de Normas Laborales Justas que clasifica a los trabajadores no remunerados como “voluntarios” que no tienen derecho a las protecciones otorgadas a los trabajadores remunerados. Esta ley establece normas sobre el salario mínimo y las horas extraordinarias, entre otras consideraciones.

“En el caso de los becarios no remunerados, si no se les paga, no son empleados, por lo que no están cubiertos por ninguna de estas protecciones para los trabajadores”, dijo Vera, quien añadió que el grupo también está pidiendo al Departamento de Trabajo y a su Oficina de Estadísticas Laborales que hagan un seguimiento y recojan datos sobre los becarios y las prácticas.

Te puede interesar



Algunos organismos federales ofrecen prácticas remuneradas, pero muchos otros, incluido el Departamento de Trabajo, no lo hacen.

Pay Our Interns, fundada en 2016, pidió al gobierno de Biden que incluyera las prácticas remuneradas en la Casa Blanca y en todas las agencias federales como parte de su solicitud de presupuesto.

“No tengo recursos para hacerlo de otra manera”.
Bosch, que espera conseguir un puesto fijo en el sector de la comunicación científica en Washington, se considera afortunado por haber encontrado un piso amueblado en el acomodado barrio de Georgetown, donde ayuda a su casero haciendo de conserje y realizando tareas domésticas a cambio de una reducción en su alquiler mensual de 1.400 dólares. “No puedo permitirme hacerlo de otra manera, así que estoy muy contento de que me paguen”, dijo.

Bosch, que creció en un parque de caravanas en la zona de Miami, dijo que el dinero es tan escaso que cuando consiguió su pasantía, su familia reunió el dinero suficiente para alquilar un camión y conducirlo hasta Washington. “Presupuestamos una noche de hotel, empacamos nuestra propia comida y condujimos 14 horas seguidas para llegar aquí”, dijo.

Amanda Pérez, de 21 años, es una becaria remunerada en Washington. Su especialización en ingeniería mecánica le permite trabajar en cuestiones de seguridad física de edificios y otras instalaciones para el gobierno federal.

“Es una oportunidad increíble: cada día aprendo algo nuevo”, afirma. Al igual que Bosch, Pérez dijo que probablemente no habría hecho su segunda pasantía con el gobierno federal si no le hubieran pagado.

“Es una pena porque conozco a mucha gente que no cobra, y Washington es muy caro. Creo que el hecho de que seas un becario no significa que no debas cobrar. Es un trabajo”.

Oportunidades limitadas, menos diversidad

Un estudio reciente de la National Association of Colleges and Employers (Asociación Nacional de Universidades y Empresarios) reveló que los estudiantes de color tienen menos probabilidades de realizar prácticas remuneradas. Los investigadores encuestaron a más de 22.000 estudiantes de 470 colegios y universidades en su Informe de la Encuesta de Estudiantes de 2019 y descubrieron que solo el 10 por ciento de todos los estudiantes universitarios latinos tenían prácticas, en comparación con el 71 por ciento de los estudiantes blancos no hispanos. El estudio también reveló que el 10,2 por ciento de los latinos realizan prácticas no remuneradas.