Estados Unidos ha bombardeado posiciones de las «milicias proiraníes» en Siria.

Al parecer, el ataque destruyó un campamento y varios almacenes. Según la versión inicial, no hubo víctimas, lo que contradice el informe del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, que habla de seis posibles muertos.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha ordenado ataques de precisión en Siria contra grupos asentados en la región y apoyados por el régimen iraní, según ha anunciado el Mando Central del Ejército estadounidense (USCENTCOM) en un comunicado.

«Bajo la dirección del presidente Biden, las fuerzas militares estadounidenses llevaron a cabo ataques aéreos de precisión en Deir al-Zur (Siria)», reza el comunicado firmado por el coronel Joe Buccino, que añade que no hubo víctimas. Los «ataques de precisión están destinados a defender y proteger a las fuerzas estadounidenses de ataques como los del 15 de agosto contra el personal estadounidense por parte de grupos respaldados por Irán», añadió el USCENTCOM. Su comentario se refería a un ataque con drones contra una base antiyihadista dirigida por Estados Unidos, que no causó víctimas.

Los ataques en la provincia oriental de Deir Ezzor, rica en petróleo, «tuvieron como objetivo infraestructuras utilizadas por grupos afiliados al Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán», dijo Buccino. Los ataques del martes afectaron a nueve búnkeres de un complejo utilizado para el almacenamiento de municiones y la logística, dijo el coronel a los periodistas estadounidenses. Los militares estadounidenses querían atacar 11 de los 13 búnkeres del complejo, pero suspendieron el bombardeo de dos de ellos al detectar la presencia de personas en su interior, añadió. Las fuerzas estadounidenses «tomaron medidas proporcionadas y deliberadas para limitar el riesgo de escalada y minimizar el riesgo de víctimas», dijo el coronel.

Según un comunicado emitido por el Observatorio Sirio de Derechos Humanos el miércoles (24.08.2022), el campamento atacado estaba dirigido por la brigada Fatemiyun, compuesta principalmente por combatientes chiitas de origen afgano reclutados en suelo iraní. La acción estadounidense, que supuso el lanzamiento de al menos tres misiles y se llevó a cabo alrededor de las 4:00 am hora local (1:00 GMT), también destruyó varias estructuras utilizadas como puntos de almacenamiento por grupos armados pro-iraníes, según la nota.

La ONG con sede en el Reino Unido, que cuenta con una amplia red de colaboradores sobre el terreno, dijo que se enviaron ambulancias al lugar de los hechos tras el ataque. Según informes aún no confirmados, seis soldados de diferentes nacionalidades murieron como consecuencia del ataque, lo que contradice la versión de Estados Unidos de que, en una primera evaluación del ataque, no hubo víctimas.

Te puede interesar



lgc (afp/efe,dw)