Estados Unidos aumentará la ayuda humanitaria a Afganistán, pero acusa a los talibanes de obstrucción.

“Los talibanes obstruyen la ayuda, prohíben el trabajo de las mujeres e incluso toman represalias contra quienes proporcionan o reciben ayuda”, advirtió Linda Thomas-Greenfield, embajadora de Estados Unidos ante la ONU.

Estas acciones “son inaceptables, desestabilizan a Afganistán y a la región, y no pueden continuar, porque los trabajadores humanitarios son los mejores de nuestras sociedades y deben poder realizar su vital trabajo con seguridad”, añadió.

Washington asignará 64 millones de dólares más en ayuda humanitaria a Afganistán, pero advirtió que el régimen talibán está obstaculizando las operaciones de ayuda. El paquete de ayuda humanitaria, anunciado por la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield, en una conferencia internacional celebrada el 13 de septiembre en solidaridad con Afganistán, se destinará principalmente a la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Tras la “reciente transición” en Afganistán, dijo el diplomático, los talibanes deben cumplir sus promesas de proteger no sólo a los trabajadores humanitarios, sino también a las mujeres y las niñas.

La ayuda anunciada hoy eleva el total de la asistencia humanitaria de Estados Unidos a Afganistán este año a 330 millones de dólares, dijo, e instó al resto de la comunidad internacional a mostrar la misma solidaridad con la difícil situación del pueblo afgano.

La conferencia internacional, auspiciada por el Secretario General de la ONU, António Guterres, pretende recaudar 606 millones de dólares para financiar las labores de socorro en el país y ayudar a 11 millones de personas, casi un tercio de la población del país.

Te puede interesar



jov (efe, rnd,dw)