El Tribunal Supremo de EE.UU. deja en pie la ley de aborto de 6 semanas de Texas

La ley de Texas convierte la normativa sobre el aborto en la más estricta de Estados Unidos. Los defensores del aborto fracasaron en su intento de bloquear la ley. Texas esquivó la legislación estadounidense sobre el aborto utilizando un sistema de aplicación poco habitual.

Los defensores del derecho al aborto han tachado de “cruel” la ley texana que prohíbe el aborto seis semanas después de la concepción, porque dicen que podría afectar al 85% de las interrupciones, incluidos los casos de violación o incesto.

Firmada originalmente por el gobernador de Texas, Greg Abbot, en mayo, la ley -que entró en vigor el miércoles- prohíbe los abortos en el estado una vez que se detecta el latido del corazón. Los latidos suelen escucharse en torno a las seis semanas después de la concepción, más o menos en el momento en que se suelen descubrir los embarazos no planificados.

¿Qué hace la ley?

La “ley del latido del corazón”, como se la conoce, ha convertido a Texas en el estado más estricto en materia de abortos de todo Estados Unidos a partir del 1 de septiembre.

La Unión Americana de Libertades Civiles, Planned Parenthood y el Centro de Derechos Reproductivos fueron algunos de los grupos que pidieron al Tribunal Supremo que bloqueara la ley. El máximo tribunal del país no se hizo cargo del caso, ni los jueces se pronunciaron sobre la constitucionalidad de la ley.

“Aproximadamente entre el 85 y el 90 por ciento de las personas que obtienen un aborto en Texas tienen al menos seis semanas de embarazo, lo que significa que esta ley prohibiría casi todos los abortos en el estado”, dijo un portavoz de la ACLU.

Te puede interesar



La mayoría de los estados de EE.UU. que han intentado restringir el aborto en una fase más temprana del embarazo han sido frenados por la sentencia del Tribunal Supremo Roe v. Wade de 1973, que legalizó el aborto por primera vez en todo el país.

¿Cómo ha sorteado la ley el caso Roe v. Wade?

Esta nueva ley de Texas elude ese derecho legal al facultar a los ciudadanos privados para demandar a las personas que proporcionan o facilitan los abortos, en lugar de pedir al gobierno y a las fuerzas del orden que vigilen las restricciones. Una ley anterior contra el aborto en Texas fue anulada por el Tribunal Supremo en 2016.

La ACLU argumentó que la ley “crea un esquema de caza de recompensas que alienta al público en general a presentar demandas costosas y acosadoras contra cualquier persona que crean que ha violado la prohibición”, dijo la ACLU.

“Cualquiera que demande con éxito a un trabajador de un centro de salud, a un proveedor de abortos o a cualquier persona que ayude a alguien a acceder a un aborto después de las seis semanas será recompensado con al menos 10.000 dólares, que serán pagados por la persona demandada”, dijo.

reproductive rights sign at a womens march protesting trump t20 Zz8gYo scaled

La ACLU también dijo que los grupos antiabortistas ya han comenzado a crear sitios web para dar a los tejanos la posibilidad de “enviar ‘pistas anónimas’ sobre médicos, clínicas y otros que violan la ley”.

Incluso una persona que lleve a alguien a una clínica abortista podría ser demandada por haber contribuido a posibilitar el procedimiento.

El jueves, el Tribunal Supremo de EE.UU. denegó formalmente una petición de emergencia de grupos de derechos y proveedores de abortos para bloquear la ley.

El tribunal, fuertemente dividido en la decisión, citó “cuestiones procesales complejas y novedosas”. El tribunal votó 5-4 para denegar el recurso de urgencia.

“Ante una solicitud de prohibición de una ley flagrantemente inconstitucional diseñada para prohibir a las mujeres el ejercicio de sus derechos constitucionales y eludir el escrutinio judicial, la mayoría de los jueces ha optado por esconder la cabeza en la arena”, escribió la jueza liberal Sonia Sotomayor en una opinión disidente.

¿Cómo afectará a las mujeres?

Las mujeres, que a menudo no descubren que están embarazadas antes de las seis semanas, tendrán ahora la opción de ir fuera de Texas para abortar, abortar ilegalmente en Texas o tener un embarazo no deseado.

Nancy Northup, del Centro para los Derechos Reproductivos, dijo que obligaría a las mujeres a “viajar fuera del estado -en medio de una pandemia- para recibir una atención sanitaria constitucionalmente garantizada”.

“Muchas no podrán permitírselo”, dijo Northup. “Es cruel, desmedido e ilegal”.

La ley texana también podría obligar a cerrar muchas clínicas de aborto.

jc, lc/sms (AFP, AP, Reuters,dw)