COVID mata a 6 miembros de una familia de Florida en 3 semanas

Durante meses, Lisa Wilson fue de puerta en puerta en Belle Glade, intentando convencer a la gente de que se vacunara contra el coronavirus.

Wilson, una antigua ayudante de la comisionada del condado de Palm Beach, Melissa McKinlay, convenció a los pastores para que predicaran sobre la necesidad de vacunarse. Su marido, el alcalde de Belle Glade, Steve Wilson, fue uno de los primeros en la comunidad agrícola del oeste en ponerse la vacuna, esperando que otros siguieran su ejemplo.

Pero a pesar de la insistencia de Wilson en que las vacunas salvarían vidas, algunos miembros de su propia familia la ignoraron.

En las últimas tres semanas, seis de ellos murieron por complicaciones del COVID-19.

“Estaba en sus oídos casi todos los días. Tienes que hacer esto”, dijo Wilson el martes, tambaleándose por la tragedia que ha consumido a su numerosa y unida familia. “Me estoy castigando a mí misma. ¿Debería haber presionado más?”.

Primero un tío, luego una abuela, después los primos.

La pesadilla comenzó a finales de agosto, cuando su tío de 48 años, Tyrone Moreland, murió.

Te puede interesar



Un día después de que la familia se reuniera para su funeral, su querida abuela de 89 años, Lillie Mae Dukes Moreland, fue hospitalizada. Esta mujer, que llevaba mucho tiempo en Belle Glade, tenía nueve hijos y también había criado a Wilson, murió 24 horas después.

En rápida sucesión, le siguieron otras tres primas, entre ellas Shatara Dukes, de 48 años, y Lisa Wiggins, de 53.

La familia de Lisa Wilson perdió seis miembros a causa del COVID-19 en tres semanas durante el verano de 2021.

El domingo, Trentarian Moreland, de 44 años, que pasó años como entrenador asistente de fútbol en varias escuelas secundarias del condado de Palm Beach, sucumbió al virus mortal.

Wilson sospecha que su tío y Shatara Dukes, que compartían la misma fecha de nacimiento, se contagiaron del virus en una despensa de alimentos donde ambos trabajaban.

Pero, según ella, no parece haber una relación entre los otros.

Los miembros de la familia que habían visitado recientemente a su abuela fueron sometidos a pruebas. Los resultados fueron todos negativos. Pero, dijo, su abuela era conocida por invitar a los vecinos a su porche y a su casa para charlar.

“No lo sabemos”, dijo Wilson.

Wilson está aún más desconcertada acerca de por qué los miembros de su familia se negaron tan firmemente a vacunarse.

“En el caso de mi abuela, creo que algunos de sus hijos le aconsejaron que no lo hiciera”, dijo Wilson. “Decían que era demasiado mayor, que no era seguro, que además nunca salía de casa”.

Como para enfatizar las palabras de sus hijos, el hermano de su abuela, de 93 años, fue hospitalizado con COVID-19 poco después de ser vacunado. Wilson dijo que sospecha que se infectó con el virus cuando se vacunó.

Pero, aunque su hermano sobrevivió, su abuela lo tomó como un mal presagio.

“Creo que eso lo aseguró”, dijo. “Eso era una parte muy, muy grande que pesaba sobre ella”.

En cuanto a los demás, dijo, sin duda fueron influenciados por informes falsos en las redes sociales o de personas que los convencieron de que la vacuna se desarrolló demasiado rápido y no era segura.

“Creo que muchos de ellos tuvieron miedo de tomarla”, dijo.

Sin embargo, cuando la variante delta, altamente contagiosa, comenzó a propagarse, su preocupación aumentó.

Dijo que estaba especialmente preocupada por su anciana abuela y su tío, que perdió uno de sus riñones hace varios años y estaba esperando un trasplante.

“Le decía todos los días: ‘Tienes que tomarlo. Tienes que aceptarlo'”, dijo Wilson.

La última vez que habló con su tío durante una charla por Facetime desde su cama de hospital, le dijo que ojalá hubiera seguido su consejo.

“Dile a toda la familia que se vacune. Es horrible. Duele”, le dijo él llorando, mientras jadeaba.
Dijo que no se atrevía a hablar con su abuela por Facetime. Cuando llevó a su abuela al hospital, los médicos dijeron que su pronóstico era sombrío.

“No quería verla con tubos por todas partes y ver cómo luchaba por respirar”, dijo Wilson. “Otros nietos lo hicieron y se arrepintieron”.

La Directora de Salud del Condado de Palm Beach, la Dra. Alina Alonso, presenta información actualizada sobre el COVID-19 a los comisionados durante la reunión de la Comisión del Condado en West Palm Beach el martes 14 de septiembre de 2021.

Esta oleada está disminuyendo, pero otra seguirá, dice el director de salud

McKinlay mencionó la trágica historia de Wilson el martes mientras la comisión del condado recibía una actualización regular sobre el estado actual de la pandemia.

Las cifras de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades muestran que la propagación del virus se ha ralentizado en Florida durante las últimas semanas, después de que la variante delta hiciera de agosto el mes más mortífero desde que comenzó la pandemia.