Biden declara el fin de la “guerra eterna” con la retirada de Afganistán

Fue “la decisión correcta”, dijo el presidente estadounidense, a pesar de las críticas de sus opositores, que calificaron la retirada de las tropas del país como una “derrota impactante”.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, defendió el martes (31.08.2021) con firmeza su “sabía” decisión de retirar las tropas de Afganistán, diciendo a los estadounidenses que se niega a enviar a otra generación a luchar en una “guerra eterna”.

“Mis compatriotas, la guerra en Afganistán ha terminado”, dijo Biden en un discurso a la nación desde la Casa Blanca tras el fin de la intervención militar después de los atentados del 11-S.

La traumática salida de Afganistán, completada el lunes un minuto después de la medianoche, hora de Kabul, fue “la decisión correcta”. Una sabia decisión. Y la mejor decisión para Estados Unidos”, dijo el líder demócrata.

Tras ser criticado por sus oponentes republicanos por su caótica salida de Kabul, Biden dijo que había hecho lo que debería haber hecho hace años.

“No tenía intención de prolongar esta guerra para siempre, ni de prolongar una salida para siempre”, dijo.

Te puede interesar



Y alabó el “extraordinario éxito” de la misión de evacuación aérea que ha sacado del país a más de 123.000 civiles afganos y extranjeros, según el Pentágono.

En su intervención en el ornamentado Comedor de Estado de la Casa Blanca, Biden se dirigió al atril detallando el elevado coste del conflicto –más de 2.400 muertes de militares estadounidenses y hasta 2,3 billones de dólares gastados– que terminó con la vuelta al poder de los talibanes, a los que pretendía derrotar.

“Asumo la responsabilidad de esta decisión”, dijo. “Me comprometí con el pueblo estadounidense a terminar esta guerra. Hoy he cumplido ese compromiso. Era el momento de ser sincero.

“Después de 20 años en Afganistán, me negué a enviar a otra generación de hijos e hijas de Estados Unidos a luchar en una guerra”.

Tras dos semanas de vuelos de evacuación, un esfuerzo titánico empañado por un atentado suicida en el que murieron 13 militares estadounidenses y decenas de afganos, el Sr. Biden se enfrenta a un coro de críticas que podrían golpearle desde dentro.

Salir de la última gran guerra posterior al 11-S fue una de las promesas de campaña de Biden cuando asumió el cargo. Y la idea recibió un apoyo público abrumador.

“Fracaso humillante”

Pero para muchos, la retirada, que culminó con el despegue de un único avión desde Kabul con los últimos soldados y diplomáticos, fue una derrota aplastante.

Los republicanos, encabezados por el siempre crítico predecesor de Biden, Donald Trump, describen la salida como un fracaso humillante, una derrota que supera incluso la evacuación de Saigón en 1975 y una señal al mundo de que Estados Unidos se ha rendido.

“El presidente Biden acaba de calificar de “éxito extraordinario” su desastrosa retirada de Afganistán”, tuiteó el Partido Republicano de la Cámara de Representantes.

“Trece miembros del servicio murieron en acción. Cientos de estadounidenses se quedaron atrás. Miles de millones de dólares de equipamiento militar estadounidense están ahora en manos de los talibanes”, dijo.

Biden insistió en su discurso en que los talibanes permitirían a los estadounidenses que permanecen en Afganistán, muchos de los cuales tienen doble nacionalidad, marcharse si lo desean.

Aunque no está claro a cuántos estadounidenses se les ha impedido realmente salir, el asunto es un peligro político para Biden.

Para los varados, “no hay plazo. Seguimos comprometidos a sacarlos si quieren”, prometió.

Y en respuesta a otra preocupación creciente en Washington, advirtió al grupo yihadista Estado Islámico-Jorasán (IS-K), que reivindicó el atentado suicida del pasado jueves en el perímetro del aeropuerto de Kabul, que habrá represalias.

“Todavía no hemos terminado con vosotros”, les dijo.

Pero también se dirigió a los estadounidenses que desde hace tiempo cuestionan la necesidad de que Estados Unidos intente construir naciones en países hostiles.

Con su retirada de Afganistán, Estados Unidos “pone fin a una era de grandes operaciones militares para remodelar otros países”, dijo.

“Los derechos humanos estarán en el centro de nuestra política exterior, pero la forma de conseguirlo no es mediante interminables despliegues militares”, dijo.

mg (afp, CNN, dw)