Venezuela y Colombia reincorporarán a sus embajadores tras la toma de posesión de Petro.

Gustavo Petro y Nicolás Maduro hablaron por teléfono después de que este último fuera elegido el primer presidente de izquierdas del país el 19 de junio.

Venezuela y Colombia reanudarán sus relaciones diplomáticas en el ámbito de embajadores a partir del 7 de agosto, cuando asuma el presidente izquierdista Gustavo Petro, informaron el jueves (28 de julio de 2022) funcionarios de ambos países.

El canciller venezolano, Carlos Faría, recibió al canciller colombiano, Álvaro Leyva, en San Cristóbal, capital del estado de Táchira, donde se encuentra uno de los principales pasos fronterizos entre Venezuela y Colombia y que fue cerrado durante las tensiones.

Nicolás Maduro, en un acto en Caracas con motivo del cumpleaños de Hugo Chávez, dijo que había sido una «reunión exitosa» en la que se trataron catorce temas.

Lee las últimas noticias Venezuela

Durante el encuentro, que duró unas tres horas, «discutieron los planes de paz y seguridad en toda la frontera», la «apertura económica y comercial gradual de la frontera» y los «planes futuros» entre ambos países, añadió Maduro.

Te puede interesar



«Agradezco al presidente Gustavo Petro por enviar a su canciller Álvaro Leyva a San Cristóbal», dijo Maduro en el acto, transmitido por la televisión estatal.

En un comunicado leído por Leyva, ambos representantes «expresaron su disposición a continuar el programa de trabajo para la normalización gradual de las relaciones binacionales, que se iniciará el 7 de agosto con el nombramiento de embajadores y otros funcionarios diplomáticos y consulares».

Leyva, que tiene una larga experiencia como negociador en conflictos armados, asumirá oficialmente su cargo cuando Petro jure su cargo diez días después.

Romper las relaciones en 2019

En un comunicado de prensa, Faría dijo que una vez Petro se posesione, comenzará «inmediatamente» a «inducir a los embajadores» y a «todos los equipos que deberán trabajar en los diferentes consulados».

Petro ya había dicho durante su campaña electoral que restablecería las relaciones con Venezuela, rotas desde 2019, cuando el gobierno del presidente saliente, Iván Duque rechazó la reelección de Nicolás Maduro y respaldó la declaración del líder opositor Juan Guaidó como presidente encargado.

No hay consulados ni vuelos directos en el país y la frontera está cerrada desde 2019 hasta octubre de 2021, mientras que Maduro acusa continuamente a Duque de estar tramando su derrocamiento.

Petro y Maduro han hablado por teléfono desde que Petro fue elegido el primer presidente de izquierdas del país el 19 de junio.

La agenda bilateral es complicada, con un tema en particular: los más de 2.000 kilómetros de frontera común que cruzan millones de venezolanos que huyen de la crisis, donde también están presentes guerrilleros, paramilitares y narcotraficantes.

El comercio bilateral también está en la agenda y ya ha dado pasos alentadores.

Hemos hablado, nos hemos puesto de acuerdo y hemos acordado que debemos trabajar por la paz y la seguridad en nuestras fronteras, estamos hablando de una apertura gradual de la frontera, que beneficiará directamente a nuestros pueblos», dijo Faría.

mg (afp, El Espectador, dw)


Continúa leyendo

[anuncio_b30 id=10]