Un juez argentino ordena a la policía detener el allanamiento de la casa de Cristina Fernández

La instalación de una valla ha desencadenado protestas de los partidarios del vicepresidente, por lo que un fiscal ha pedido 12 años de prisión e inhabilitación de por vida para ejercer cargos públicos.

El lunes (29.08.2022), un juez ordenó al gobierno de Buenos Aires que pusiera fin a una operación policial en el domicilio de la vicepresidenta y ex presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner, después de que se levantaran una serie de vallas alrededor de su casa.

«El tribunal ordena al jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, a través del Ministerio de Seguridad de la Ciudad, el cese inmediato de todo operativo policial relacionado directa o indirectamente con la custodia de la persona, familia y/o domicilio del vicepresidente de la Nación», dice la resolución judicial firmada por el magistrado Roberto Gallardo.

Cientos de personas marcharon el sábado para protestar por la instalación de una valla alrededor de la casa del ex presidente de Argentina (2007-2015), para quien un fiscal ha pedido una condena de 12 años de prisión y la prohibición de ejercer cargos públicos de por vida.

El juez señaló en el documento que la custodia del vicepresidente es responsabilidad de las autoridades federales de seguridad, que deben actuar como unidad de mando y coordinar las operaciones con las fuerzas locales.

El juez puede ser recusado y recurrir la decisión
Además, Gallardo instó a la policía bonaerense a seguir «realizando sus tareas de prevención y represión del delito en los alrededores de la casa, sin interferir en las tareas que a partir de ahora realizará la Guardia Federal de la Vicepresidencia.»

Te puede interesar



Por su parte, el jefe de gabinete de la capital, Felipe Miguel, dijo que están estudiando la posibilidad de recusar al juez y apelar la decisión del tribunal.

Hasta que se resuelva el tema, el jefe de gabinete advirtió que la policía permanecerá en el barrio porteño de Recoleta -donde vive Fernández- para garantizar la convivencia de los vecinos de la zona.

Por su parte, el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, anunció que ampliará la custodia de la ex presidenta a «su domicilio, independientemente de la custodia personal de la Policía Federal Argentina, que siempre la ha asistido».

Las medidas de seguridad policial habían sido ordenadas por el alcalde de la ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, para «garantizar la circulación» de los vecinos de la zona.

Sin embargo, los incidentes comenzaron cuando un pequeño grupo de partidarios de Kirchner rompió las barreras y se dirigió al edificio donde vive Fernández.

La policía antidisturbios cargó contra los manifestantes y utilizó un camión de suministros para dispersar a la multitud, que reaccionó con refriegas y ataques a los vehículos policiales. Según el gobierno de Buenos Aires, los enfrentamientos se saldaron con 20 policías heridos y la detención de cuatro manifestantes.

gs (efe, Clarín, El Litoral,dw)