Panamá: Gobierno y manifestantes llegan a un primer acuerdo.

El gobierno ya había reducido el coste de 18 productos de la cesta y rebajado el precio del combustible de 5,20 dólares por galón a la tarifa actual de 3,25 dólares.

El gobierno de Laurentino Cortizo y las organizaciones que instigaron las protestas en Panamá llegaron el lunes (25/07/2022) a un primer acuerdo para rebajar el coste de la vida, aunque las negociaciones para poner fin a las protestas y los cortes de carretera siguen siendo lentas.

Los representantes del gobierno y los grupos de protesta siguen discutiendo el primero de los ocho temas que se abordarán en el diálogo, que se desarrolla en sesiones maratonianas en Penonomé, a 150 kilómetros al suroeste de Ciudad de Panamá.

Sin embargo, en la madrugada del lunes, el gobierno de Cortizo acordó reducir los precios de 72 artículos de la canasta básica, incluyendo comestibles y artículos de higiene. Para ello, introducirá topes de precios, subvenciones a los consumidores y reducciones de precios. Con esta medida, el Gobierno pretende reducir el coste de los alimentos básicos en un 30%.

Hasta ahora, el Gobierno ha reducido el coste de 18 cestas de productos y ha rebajado el precio del combustible de 5,20 dólares por galón (3,78 litros) a la tarifa actual de 3,25 dólares. “Desde que llegamos a esta mesa, hemos hablado y ratificado que el Gobierno nacional tiene la firme intención de continuar el diálogo, y hoy ratificamos que también tiene la voluntad de llegar a acuerdos”, dijo la ministra de Trabajo y Desarrollo Laboral, Doris Zapata.

“El primer paso para resolver los problemas de la crisis social en este país ya se ha dado”, dijo Fernando Abrego, uno de los portavoces de los grupos de protesta. Sin embargo, los sindicatos, que han reclamado una reducción del precio de 82 productos, también exigen que se limite el margen de beneficios de las empresas y los intermediarios, medida a la que se opone el Gobierno.

Te puede interesar



Las negociaciones, retransmitidas por la cadena estatal SerTV, están en marcha desde el 21 de julio, después de tres semanas de protestas y bloqueos de carreteras, en el contexto de la peor crisis social desde la invasión estadounidense de 1989. Los sindicatos también exigen una reducción del precio de los medicamentos, la electricidad y la gasolina, una inversión del 6% del producto interior bruto (PIB) en la educación pública, una revisión del futuro del sistema sanitario estatal y medidas contra la corrupción.

Las conversaciones se desarrollan en un contexto en el que algunas carreteras se han abierto temporalmente tras ser bloqueadas por las manifestaciones. “Las carreteras están abiertas, nos hemos puesto en contacto con los compañeros para que dialoguemos juntos”, dijo Luis Sánchez, otro portavoz de los sindicatos de la protesta.

Mientras tanto, los representantes del gobierno han vuelto a pedir la reapertura total de las carreteras tras este acuerdo inicial. Hay una población que tiene miedo de los cierres”, dijo Zapata. El cierre de la Panamericana, que conecta Panamá con Costa Rica y es la principal ruta para el comercio y el transporte de mercancías a través del país, ha provocado escasez de alimentos y combustible.

ama (afp, reuters, sertv,dw)