Panamá: El acuerdo Ngäbe-Buglé despeja parte de las carreteras bloqueadas

El acuerdo tiene una duración de tres meses y puede ser prorrogado. También prevé nuevas negociaciones sobre los recortes en la cesta de alimentos básicos y medicamentos.

El gobierno panameño y las comunidades indígenas anunciaron el domingo (17/07/2022) un acuerdo para reducir aún más los precios de la gasolina a cambio de despejar parte de las carreteras aún bloqueadas, mientras que la mayoría de los tramos de las vías siguen cerrados a la espera de nuevas negociaciones.

“El Gobierno nacional, los representantes de la comarca Ngäbe-Buglé y los agricultores han acordado un precio de 3,30 dólares por galón [3,78 litros] de combustible” para todo el país, dijo la Presidencia, que difundió imágenes de la firma del acuerdo en un edificio de la Iglesia Católica en el distrito de San Félix de la provincia de Chiriquí, en el extremo occidental del país centroamericano. El acuerdo tiene una duración de tres meses y puede ser prorrogado. También prevé la continuación de las negociaciones sobre los recortes en la cesta de alimentos básicos y medicamentos.

Chiriquí produce la mayor parte de los alimentos frescos de Panamá y el cierre de la provincia ha dificultado el suministro. El Ministerio de Seguridad Pública difundió imágenes de la apertura de carreteras en esta parte del territorio. Sin embargo, la mayoría de las protestas en la Panamericana, que conecta Panamá con el continente, continúan.

Una delegación gubernamental y representantes de grupos cívicos y sindicatos reanudaron el domingo las negociaciones en una escuela de Santiago de Veraguas, a 250 km al suroeste de Ciudad de Panamá, pero se detuvieron por la mañana. Las organizaciones populares exigieron la presencia del presidente Laurentino Cortizo y criticaron el acuerdo parcial con Ngäbe-Buglé.

No somos intransigentes, (pero) el pueblo panameño merece respeto, esto es una burla”, dijo Luis Sánchez, portavoz de las organizaciones impulsoras de las protestas.

Te puede interesar



Poco antes, el Defensor del Pueblo panameño, Eduardo Leblanc, que está mediando en las negociaciones, había pedido que se acelerara el diálogo. “Hacemos un llamamiento a todas las partes para que lleguen a un acuerdo hoy mismo y, sobre todo, para que despejen las calles y ojalá se reanuden las clases la semana que viene”, dijo a los periodistas. Como resultado de las protestas, las clases en las escuelas públicas permanecieron cerradas debido a una huelga del sindicato de profesores.

El 16 de julio, ambas partes acordaron reducir el precio propuesto inicialmente por el gobierno de 3,95 dólares por galón (que ya se había reducido de 5,20 dólares) a 3,32 dólares. Los representantes de los grupos de protesta se negaron a reabrir las calles hasta que se alcanzaran acuerdos para reducir los precios de unos 40 productos y medicamentos.

Desde hace dos semanas, se han producido numerosas manifestaciones y bloqueos de carreteras en el país centroamericano para exigir la intervención del gobierno de Cortizo y la bajada de precios, así como medidas contra la corrupción y el despilfarro de los recursos del Estado.

ama (afp, efe,dw)