El régimen venezolano toma el control de una empresa petrolera que antes era propiedad de franceses y noruegos.

La empresa estatal Petróleos de Venezuela se ha hecho con el control de una empresa mixta en la faja del Orinoco, rica en petróleo, tras negociar la compra de un tercio del total de las acciones a la francesa Total y la noruega Equinor, según informaron el jueves las partes.

“La Corporación Venezolana de Petróleo (CVP), filial de Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA), ha comprado un tercio de la participación a la francesa Total y a la noruega Equinor. (PDVSA), toma una participación del 100% en Petrocedeño, tras un proceso de negociación muy exitoso con TotalEnergies y Equinor”, anunció el Ministerio de Petróleo venezolano en un comunicado fechado el miércoles y publicado el jueves.

No hay más detalles sobre la operación, salvo que se hizo “por una cantidad simbólica a cambio de una importante indemnización relativa a la participación pasada y futura”, según TotalEnergies, que tenía una participación minoritaria del 30,32% con Equinor, antes conocida como Statoil Hydro, que poseía el 9,67% de la empresa.

Esto se produjo tras el “reconocimiento” de lo que Total denominó una “pérdida de capital excepcional” de 1.380 millones de dólares en su balance a la empresa.

Lee las últimas noticias Venezuela

Equinor, por su parte, dijo que la transacción “se ha completado”, sin dar más información en su página web.

Te puede interesar



Situada en el estado nororiental de Anzoátegui, Petrocedeño opera en una zona que forma parte de la rica Faja del Orinoco (este), un área de 55.314 kilómetros cuadrados que contiene 220.000 millones de barriles de crudo pesado y extrapesado, las mayores reservas de crudo del mundo.

PDVSA ha iniciado un “proceso de reactivación de la actividad petrolera” en la zona, según el comunicado del Ministerio de Petróleo.

“Este importante complejo será el eje central para el desarrollo de esta importante cuenca petrolífera”, dijo.

La compra de Petrocedeño se produce en un momento en el que el gobierno de Nicolás Maduro intenta impulsar la producción de crudo, que se ha desplomado en medio de una grave crisis económica y una serie de sanciones internacionales, incluido un embargo petrolero impuesto por Estados Unidos.

La producción de Venezuela ha pasado de 3,2 millones de barriles diarios hace 13 años a poco más de 600.000 barriles diarios, según fuentes primarias comunicadas a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en junio.

Maduro ha prometido aumentar la producción a 1,5 millones diarios este año, pero los expertos se muestran escépticos.


Continúa leyendo

[anuncio_b30 id=10]