Editorial: De Güiria a La Habana

El naufragio de Güiria y su fatal desenlace son muestra de lo evidente: Cuba, en forma, espíritu y maneras transformó a un país que le supera nueve veces su área territorial. Por medio del saqueo —herencia hispana en los ojos del zurdo promedio— La Habana logró el control de las instituciones venezolanas de una manera insidiosa, progresiva y profundamente deletérea.

Los cubanos jamás imaginaron que el chavismo les entregaría el control de un país, el de sus minas, sus instituciones y por consecuencia, el de su población.

Cuba ejecuta, orquesta, planifica e implementa políticas de control social en Venezuela que han traído como consecuencia el mayor éxodo de la historia contemporánea del continente americano: Millones de venezolanos huyen de su país.

Con la llegada del teniente coronel Hugo Chávez y su tropa roja al Palacio de Miraflores, la sociedad venezolana comenzó a huir del Frankenstein político compuesto por los sanguinarios militares del 4F—1992, y lo que quedó del desguace de AD y COPEI, el resultado fue castastrófico porque en cuestión de años, el país comenzó a vaciarse.

Lee también: Todo sobre el caso de la tragedia de Güiria

Lee las últimas noticias Venezuela

Así como los cubanos lograron que sus ciudadanos tuvieran que lanzarse en balsas a un mar plagado de tiburones hacia las costas del sur de la Florida, los venezolanos huyen de su tierra en embarcaciones no aptas para viajes hacia Trinidad y Tobago o las Antillas Holandesas por mar, llenan vuelos por aire y cruzan en miseria las carreteras y calles de América.

Te puede interesar



Güiria & Golfo de Paria - Factores de Poder - la verdad está de moda
Golfo de Paria Imagen: Google Earth



Las autoridades migratorias de estos países tienen tratos crueles e inhumanos contra venezolanos víctimas de sus circunstancias personales y del chavismo que los lleva a tales vicisitudes.

Venezuela, país de tradición y fe católica está lamentando en una época de adviento la muerte de sus ciudadanos.

Los llamados náufragos de Güiria, hombres, mujeres y niños que fueron hallados flotando en aguas venezolanas luego de un periplo que incluye la violación de ciertos acuerdos sobre la repatriación de ciudadanos a manos de las autoridades trinitarias.

La realidad es dramática, la cubanización de Venezuela, la metamorfosis anunciada con bombos y platillos de forma socarrona por Raúl Castro —que tenía a Chávez a su lado asintiendo felizmente— no puede ser más evidente.

Yo me voy muy satisfecho de que ser consoliden y avancen las relaciones con nuestros hermanos venezolanos cada vez son más estrechas, cada día somos la misma cosa

Raúl Castro, 21 de abril de 2010

Proféticamente franco y cierto, Cuba tomó el control y convirtió a Venezuela en una base de operaciones para llevar adelante actividades criminales a una escala jamás vista en nuestra historia: Una novela del fallecido John Le Carré pareciera escapar de la ficción para comenzar a explicarle a un novato no versado sobre la cuestión venezolana las ramificaciones que implica para el mundo el permitir que el chavismo siga en el poder.

Los náufragos de Güiria son sólo un esbozo de un problema mayor: el chavismo.
Los chavistas le entregaron a los cubanos el registro civil y el control de identidad y migratorio; lo mismo en las Fuerzas Armadas ¿Que esperaba la oposición de ello?


La realidad es que la oposición no hizo nada por los ciudadanos que dice representar y los echó a su suerte, tanto así que ahora los venezolanos buscan por tierra, mar y aire otras latitudes que los reciban sin tanto problema. Y lejos de los tibios comunicados —via twitter— de ciertos personajes expresando sus condolencias desde un interinato con fecha de expiración, los venezolanos siguen echados a su suerte.

Lejos de cómo murieron esas almas en la península de Paria que partieron de Güiria, de si estaban maniatados, de si fue un caso de abusos policiales, criminalidad y piratería costera, la realidad palpable seguirá siendo la misma: La tiranía cubana comunista de los Castro es la culpable.

Son los comunistas cubanos, quienes no contentos con oprimir y humillar a su pueblo ahora se empeñan en plagar de miseria y esclavitud a todo un continente.

Si la sociedad venezolana quiere dejar de llorar nuevas tragedias de complejidad y crueldad cada vez mayor, debe buscar dentro de sí, fuera de los partidos y el liderazgo actual un reemplazo para tomar las riendas y eventual control de su libertad.


Continúa leyendo

[anuncio_b30 id=10]