Para salvarse del hambre: 300 indígenas venezolanos migraron hacia Brasil durante los primeros días de 2021

La migración desde Venezuela no se detiene, mucho menos a inicios de un año que parece ser otro difícil para los venezolanos. De acuerdo con un reporte de Infobae, alrededor de 300 indígenas venezolanos migraron durante estos primeros días de enero hacia Brasil, para tratar de salvarse del hambre y la crisis que vive Venezuela.

Según un testimonio obtenido por la ONG Kapé Kapé, los waraos decidieron migrar al país vecino por las dificultades que enfrentaban en la nación, sobre todo con los servicios públicos que cada vez tienen más fallas y con la compleja situación económica.

“El aumento diario de los productos, la escasez de gas de doméstico y la falta de atención gubernamental, han sido algunos de los factores que han llevado a decenas de personas de las comunidades de San Francisco de Guayo, Santa Rosa de Araguao, Araguaimujo, Jubasujuru, Cangrejito, Aunaburu, Siawani y Muaina del municipio Antonio Díaz, del estado Delta Amacuro, a emigrar a principios de este nuevo año”, explicó la ONG.

Indígenas-venezolanos-waraos-Factores-de-Poder-donde-la-verdad-esta-de-moda
Imagen cortesía. Indígenas venezolanos abandonados por el régimen

Asimismo, destacaron que los indígenas venezolanos decidieron dejar las fronteras y reencontrarse con familiares que, anteriormente, habían migrado hacia Brasil. Como es costumbre, los ciudadanos salen desesperados buscando opciones y alternativas para no morir de hambre dentro del territorio.

Lee las últimas noticias Venezuela

“Una vez recibido este nuevo año y con la esperanza de una mejor atención gubernamental, las familias decidieron dejar su país para encontrarse con sus familiares que ya han emigrado a Brasil”, aseguró Kapé Kapé.

Te puede interesar



¿Qué más se sabe de los indígenas venezolanos que migraron?

La casica warao del abrigo Janokoida, ubicado en el municipio Pacaraima del estado Roraima, Toedolinda Moraleda, explicó que al territorio brasileño “casi todos los días están llegando hermanos waraos, caminando y con hambre y rápidamente las autoridades los atienden”.

En la misma línea, comentó que “la mayoría de las personas han llegado caminando, deshidratadas, y con hambre, por lo que rápidamente son atendidas, y reciben apoyo para la tramitación de sus documentos en calidad de refugiados”.

Por otro lado, la ONG afirmó que al menos “75 personas entre mujeres, hombres y niños llegaron el pasado viernes 8 de enero a la frontera que aún se encuentra cerrada. Sin embargo, fueron atendidos por los militares y representantes de ACNUR con el debido protocolo de seguridad, para prevenir el virus COVID-19, y luego ser ubicados en los refugios distribuidos en Boa Vista, Pintolandia, Jardin Floreste o Janokoida”.

Otro grupo migrante

Hace unos días, una fuente de AFP recibió información de la Defensoría Pública de Brasil que reveló “la llegada de un grupo de migrantes del estado Monagas, conformado por 23 adultos y 32 niños, entre los que se cuenta una mujer embarazada y 19 personas indocumentadas”.

El grupo fue trasladado a Policía Federal de la región y un juez brasileño, según Kapé Kapé, “impidió la deportación de este grupo de 55 indígenas de la etnia warao que habían entrado a Brasil por Pacaraima (estado de Roraima) luego de tres semanas de caminata”.

Realidad de los indígenas en Venezuela

Lamentablemente, el panorama para muchos venezolanos, incluyendo a los indígenas, es desalentador. La ONG, que ha sido citada a lo largo de este artículo, expone que “con sus hijos en el regazo, las madres waraos frecuentan las panaderías y otros centros de ventas en búsqueda de ayuda, mientras los niños waraos andan en grupos correteando las adyacencias de las ventas de alimentos”.

Además, indicaron que “el paseo Manamo se ha convertido en el lugar recurrente para grupos cada vez mayores de niños indígenas que recorren las calles de Tucupita, en Delta Amacuro, en busca de comida o dinero”.

Finalmente, destacaron que, durante los últimos tres meses de 2020, “las autoridades del estado Delta Amacuro evacuaron al menos a 80 familias provenientes de 10 comunidades indígenas del municipio Pedernales hasta sus comunidades de origen. Barrancas del Orinoco y Tucupita son puntos de referencia para los grupos indígenas que buscan alimentos y medicinas”.

Todo esto representa la realidad de muchos, incluyendo indígenas venezolanos, quienes deben deambular por las calles para conseguir algo que comer mientras los políticos siguen llenándose los bolsillos.

Síguenos en nuestras redes sociales

Estamos en Facebook como Factores de Poder & Patricia Poleo Oficial
También estamos en Instagram como Factores de Poder & @PattyPoleo.
Mira todos nuestros vídeos y suscríbete a nuestro canal de YouTube Factores de Poder
Tenemos un canal de Telegram muy activo donde puedes leer nuestro contenido al momento de su publicación.
Somos Factores de Poder: Donde la verdad está de moda.


Continúa leyendo

[anuncio_b30 id=10]