Pedro Castillo viaja a México y Estados Unidos en su primer viaje oficial.

El presidente de Perú comienza a perfilar su política internacional con el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con la disputada república saharaui.

El presidente peruano, Pedro Castillo, viajará a México y Estados Unidos el 17 de septiembre en su primer viaje al extranjero desde que asumió el cargo para asistir a reuniones de la CELAC, la ONU y la OEA, anunció el jueves (09.09.2021) el gobierno peruano.

Castillo, un maestro rural que asumió el cargo por cinco años el 28 de julio, tiene previsto asistir a la sexta cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) el 18 de septiembre en Ciudad de México. En Estados Unidos, el izquierdista Castillo asistirá a la Asamblea General de la ONU y se presentará en la OEA.

Una vez en Washington, no se espera que Castillo sea recibido por el presidente Joe Biden, según la autorización concedida por el Congreso peruano para esta gira, que finalizará el 22 de septiembre. El viaje se anunció la misma semana en que destacados dirigentes de Perú Libre, el partido marxista-leninista que llevó a Castillo al poder, pidieron la retirada de la USAID y la DEA de Perú. La Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) es uno de los principales donantes de Perú, mientras que la DEA apoya a la policía peruana con recursos para luchar contra el narcotráfico.

Mientras tanto, un comunicado conjunto anunciaba que los gobiernos de Perú y de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), presidida por Brahim Gali, habían acordado reanudar sus relaciones diplomáticas y reafirmado su “respeto al derecho internacional y al principio de autodeterminación de los pueblos”. Gali y Castillo tomaron esta decisión “inspirados en los principios y objetivos de la Carta de las Naciones Unidas y de conformidad con las disposiciones de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas”, señala el comunicado emitido por la Cancillería peruana.

La República Árabe Saharaui Democrática, situada actualmente en territorio marroquí, se fundó en 1976 tras el fin de la presencia colonial española y fue reconocida en 1984 por el gobierno del presidente peruano Fernando Belaunde (1980-1985), pero las relaciones diplomáticas se suspendieron en 1996 bajo el régimen de Alberto Fujimori (1990-2000).

Te puede interesar



lgc (afp/efe/dw)