Las bandas y el hacinamiento son los responsables de la crisis carcelaria en Ecuador, según HRW.

Estos actos de violencia son un recordatorio alarmante de las graves deficiencias de Ecuador en el control efectivo de las prisiones y en la protección de las vidas humanas», dijo Tamara Taraciuk.

Las pandillas carcelarias y el hacinamiento están alimentando la violencia en las cárceles de Ecuador, que se ha cobrado la vida de más de 350 reclusos desde 2021, dijo el jueves (28/07/2022) la ONG Human Rights Watch (HRW).

En un informe interactivo, la organización documenta la masacre de la cárcel de Guayaquil de noviembre de 2021, en la que murieron más de 60 presos. «El control de las bandas en algunas zonas de la prisión contribuyó a la masacre», dijo la organización, y añadió que «las autoridades no respondieron de forma adecuada y oportuna».

«Estos actos de violencia son un recordatorio alarmante de las graves deficiencias de Ecuador en el control efectivo de las prisiones y en la protección de la vida y la seguridad de los ecuatorianos», dijo Tamara Taraciuk, directora interina de HRW para las Américas. Taraciuk advirtió que, a menos que el gobierno reduzca el hacinamiento y recupere el control, «es probable que estos terribles baños de sangre continúen».

Desde 2021, más de 350 presos han sido asesinados y decenas de heridos en las siete masacres en las cárceles de Guayaquil, Latacunga, Santo Domingo y Cuenca. En la última masacre, que tuvo lugar el 18 de julio en la prisión de Santo Domingo, murieron 12 reclusos. A mediados de julio, las autoridades aún no habían condenado a nadie por estas masacres.

Según HRW, las prisiones ecuatorianas suelen estar controladas por organizaciones criminales que extorsionan a los presos y a sus familias. Los familiares de los presos entrevistados por la ONG informaron de que pasaban días tratando de averiguar el paradero de sus seres queridos.

Te puede interesar



«Algunos sabían que habían sido asesinados porque sus nombres figuraban en una lista colocada en un poste de luz fuera de la prisión. Otros se enteraron cuando un funcionario de la morgue gritó los nombres de los muertos», explicó la organización. Además, no recibieron ninguna compensación, indemnización o ayuda del gobierno, dijo la fuente.

La organización señaló la falta o la inadecuada formación del personal penitenciario, así como el hacinamiento, que según HRW podría deberse al uso excesivo de la prisión preventiva. Algunas prisiones tienen el doble de la capacidad oficial.

El informe también destaca los retrasos en la concesión de beneficios relacionados con la detención, como las formas semiabiertas de detención o la libertad condicional, así como las estrictas políticas sobre drogas que han llevado a un aumento de las condenas por delitos relacionados con las drogas en los últimos años, incluso en casos de poca importancia.

ama (afp, efe, ep, dw)