La policía abre las carreteras por la fuerza en Panamá

Tras un enfrentamiento entre agentes y manifestantes, la policía ha abierto un paso estratégico en la carretera Interamericana en Santiago, capital de la provincia central de Veraguas.

Grupos de policías amotinados se enfrentaron el martes (19.20.2022) con manifestantes en varios puntos de la carretera Interamericana de Panamá para permitir el paso de mercancías, mientras los sindicatos que protestan desde hace más de dos semanas contra el alto coste de la vida y el Gobierno intentan iniciar un diálogo para resolver la crisis.

En Santiago, capital de la provincia central de Veraguas, se abrió un paso estratégico tras un enfrentamiento entre los agentes, que dispararon gases, y los manifestantes, que lanzaron piedras e incendiaron neumáticos y basura, permitiendo el paso de decenas de camiones.

Pero llegaron nuevos manifestantes para bloquear la plaza, por lo que se reanudaron los enfrentamientos con piedras y gases, con al menos siete personas detenidas, según los medios de comunicación.

También se produjeron enfrentamientos en la capital entre la policía antidisturbios y grupos de manifestantes, que fueron repelidos con gases lacrimógenos para obligarles a despejar una autopista que estaban bloqueando.

Las protestas, que incluyen una huelga indefinida de profesores, comenzaron hace más de quince días y continuaron después de que el gobierno no lograra reprimirlas, aprobando subsidios para el combustible y algunos alimentos y un recorte del 10% del gasto, que fueron considerados “insuficientes” y no aceptados por las filas de los sindicatos y las organizaciones laborales.

Te puede interesar



Escasez de alimentos y medicinas
Nadie se libró de las consecuencias de las protestas y del cierre de carreteras y calles, que causaron pérdidas de más de 500 millones de dólares a los productores agrícolas y a la industria agroalimentaria, según informaron el martes 15 sindicatos del sector.

Los ciudadanos han tenido que resignarse a recorrer largas distancias para ir a trabajar, al igual que los viajeros al aeropuerto de la capital debido al bloqueo de la autopista que conduce a la terminal.

Mientras tanto, las verduras, las legumbres y las frutas siguen escaseando en la capital panameña y en otros centros urbanos del país. También se ha informado de problemas con el suministro de material médico, que no se ha entregado debido a los bloqueos.

La Coordinadora Nacional de Pueblos Indígenas de Panamá (COONAPIP), que agrupa a los siete pueblos indígenas y sus doce congresos y consejos, anunció el cierre indefinido de la Carretera Interamericana a partir de mañana, al tiempo que expresó su disposición a realizar debates paralelos en la mesa única.

jc (efe, Panamá América,dw)