El récord de migrantes que cruzan el Paso del Darién en 2022 supera al de hace una década

Más de 158.000 migrantes en ruta hacia Estados Unidos, la gran mayoría venezolanos, han cruzado la selva del Darién en la frontera entre Colombia y Panamá desde principios de 2022, superando la cifra de toda la década anterior.

Más de 158.000 personas cruzaron la inhóspita selva del Darién en 2022, una cifra que supera el récord del año anterior de 133.000 migrantes cruzando la selva panameña, más que la cifra acumulada de toda la década anterior, revela un documento oficial panameño.

Casi tres cuartas partes de los migrantes que cruzan el Darién son venezolanos, cuyo número ha pasado de poco más de 2.800 casos en 2021 a casi 113.000 desde principios de año. «Mientras que muchos venezolanos que cruzan esta peligrosa ruta solían vivir en otros países sudamericanos, un número creciente sale ahora directamente de Venezuela», dijo a la AFP Giuseppe Loprete, jefe de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en Panamá.

Debido a los efectos económicos de la pandemia, los venezolanos «se han vuelto aún más vulnerables e incapaces de satisfacer sus necesidades básicas», por lo que «recurren a peligrosas travesías por el Darién en busca de una vida mejor, seguridad y estabilidad», añadió.

El mes de septiembre, con 48.000 personas, es el momento en el que la mayoría de los migrantes realizan el viaje a pesar de las lluvias. Sólo en los tres primeros días de octubre, más de 7.000 personas hicieron el viaje. Además, la tendencia ha cambiado. Mientras que en 2021 los haitianos y cubanos eran mayoría, en 2022 son venezolanos y ecuatorianos, aunque también hay asiáticos y africanos.

La Cruz Roja advierte de una «emergencia humanitaria
La ola migratoria ha hecho saltar las alarmas en Panamá, que pide ayuda internacional para hacer frente al fenómeno junto con los países de la región. «Una vez más, tenemos un aumento de la migración y Panamá no puede asumir esta responsabilidad en solitario. Necesitamos ayuda y la vamos a exigir», dijo la ministra de Asuntos Exteriores de Panamá, Erika Mouynes.

Te puede interesar



Los 266 km de selva que separan Panamá de Colombia se han convertido en un corredor para los migrantes ilegales de Sudamérica que intentan cruzar a Estados Unidos desde Centroamérica.

En esta selva prístina de 575.000 hectáreas, los viajeros se enfrentan a múltiples peligros, como los animales salvajes, entre los que se encuentran serpientes venenosas, pumas, tigres y caimanes que habitan en los numerosos ríos de corriente rápida, y los grupos criminales.

Si el flujo de migrantes hacia la región sigue creciendo al mismo ritmo, «medio millón de personas que transitan por Centroamérica y México necesitarán asistencia humanitaria urgente», advirtió Martha Keays, directora regional de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja para las Américas.

jov (afp, news.un.org,dw)