Colombia entra en la fase final antes de las elecciones parlamentarias del 13 de marzo

Los colombianos se preparan para las elecciones parlamentarias del 13 de marzo, seguidas de las presidenciales del 29 de mayo, en un contexto de polarización y de búsqueda del candidato adecuado para garantizar el cambio.

Más de 38,8 millones de colombianos están llamados a votar este domingo en las elecciones para la totalidad del Senado y la Cámara de Representantes, así como para los 16 escaños reservados a las víctimas del conflicto armado en la Cámara y los candidatos presidenciales de tres coaliciones políticas.

Estas elecciones son de “especial importancia” por el contexto en el que se desarrollarán, dice Patricia Muñoz Yi, profesora e investigadora de la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Pontificia Universidad Javeriana.

Estas serán las primeras elecciones post-pandémicas, con los retos que ello implica en términos de recuperación económica y social, que estarán entre las prioridades de los votantes colombianos. Aunque los últimos datos económicos del país mostraron una fuerte recuperación del 10,6% en 2021, muchos problemas de salud siguen sin resolverse.

Agitación social, juventud olvidada y fragmentación

Un factor clave para estos comicios, que podría reflejarse en las urnas el próximo domingo, son las demandas y reclamos insatisfechos que los colombianos vienen expresando en las calles desde 2019, en medio de la mayor convulsión social en décadas.

Aunque la crisis sanitaria interrumpió estas protestas, se reanudaron rápidamente porque las reivindicaciones seguían latentes y en 2021 se produjeron las mayores manifestaciones en un escenario que rápidamente se tornó violento, incluso con graves violaciones de los derechos humanos.

Te puede interesar



Los jóvenes, los campesinos, los habitantes de zonas remotas, los defensores de los derechos humanos, entre otros, dieron a conocer todas sus demandas en una especie de descontento general que indicaba la insatisfacción con las acciones del gobierno.

Gran insatisfacción, enorme descontento

Las manifestaciones “no vinieron de un solo sector ni tuvieron un solo objetivo”, lo que refleja el alto nivel de descontento de la sociedad colombiana, dice Muñoz, que podría materializarse en las urnas.

De hecho, un examen de las encuestas de opinión revela “una enorme negatividad y descontento entre los colombianos”.