Nuevo Orden Mundial (NOM)

  • El NOM —Nuevo Orden Mundial—, artículo de opinión escrito por Joaquín L. Ramírez, ex senador y Presidente de Canovas Fundación

En la actualidad, el mundo atraviesa una de las situaciones singulares de la historia. La aparición del virus y la consiguiente declaración de pandemia por la OMS han generado una situación excepcional de convivencia en prácticamente todos los órdenes

La protección frente al contagio del virus protagonista —Sars.Cov.2— y las diferentes normas y decisiones que obligan y afectan a la población mundial, según países, y la dramática espera de una vacuna, describen y protagonizan un caldo de cultivo idóneo para la especulación, las dudas y muchas sospechas.

nuevo-orden-mundial-nom-joaquin-l-ramirez-factores-de-poder
Protestan en Francia contra el Nuevo Orden Mundial (Foto: Anne-Christine Poujoulat AFP via Getty Images)

Si a ello añadimos las muchas referencias expresas acerca del por algunos reconocido objetivo de consecución de un Nuevo Orden Mundial, la prevención y el debate están servidos.

Más allá de participantes concretos ignotos en esta propuesta, tan  ignota como ellos –Rockefeller, Morgan, Gates, Soros o Grupo Bildeberg— o la particular interpretación de la chilena Michele Bachelet –implementación de los principios masones para la gobernanza mundial por la ONU- convendría discernir qué es esto y cuál su origen.

Los estados soberanos asumen y firman tratados internacionales de asociación para diversos fines comunes casi desde siempre, sobre todo en la era moderna contemporánea. Desde formas de estado plenamente democráticas, con la legitimidad que ello confiere, pactar fines, medios y hasta parciales o limitadas cesiones de soberanía, como ocurre en la Unión Europea, es tan respetable como incluso deseable.

A pesar de ello, a veces se oyen y leen críticas a determinadas autoridades europeas por no haber sido elegidas, sino designadas, lo cual da muestra de la capacidad de exigencia que en general inspiran las democracias. Curiosamente, los mismos personajes que a veces cuestionan a los responsables de los organismos de la UE –nombrados de forma tasada y legal por representantes de los países integrantes de la Unión- exhiben siempre con entusiasmo su apoyo y reconocimiento a la ONU y sus instituciones.

Te puede interesar



La ONU no tiene entre sus exigencias que sus miembros sean o constituyan regímenes democráticos ni ser democracias con arreglo a ningún estándar y en su funcionamiento recordemos el Consejo de Seguridad y el derecho de veto de algunos grandes países por encima de otros. Ello no resta a esta organización supranacional su probada utilidad ni tampoco necesariamente crea dudas acerca de que su dinámica y propósitos sean los de buscar caminos de equidad y democracia.

Pero aún ello, hemos de constatar que muchas resoluciones de la ONU no responden a un estricto código democrático ético, sino a intereses de determinados países que imponen los suyos por encima de estos valores.

Cuando se habla de un oficioso Nuevo Orden Mundial, si bien se añaden fines deseables de justicia e igualdad, más parece la aventura de la implantación de lo que quiera que sea de arriba hacia abajo que de la natural construcción de instituciones complejas supranacionales desde el ciudadano libre elector hacia arriba. Este murmurado orden desata el rechazo de muchos, así como la sospecha creciente de que tenga origen en el anhelo de determinados prohombres muy influyentes y poderosos, de someternos a todos para lograr el más óptimo desarrollo de sus intereses.

La realidad, consistencia y auténtico peso de este proyecto es más que dudoso, pero el poco gusto con el que los más creyentes –o puede que conspiranoicos- han acogido su mera o fantasiosa formulación, debe animar a quien sea partidario a abandonar toda esperanza de que haya o se implante un NOM. El mundo no es fácil.  

Lee también

Síguenos en nuestras redes sociales

Estamos en Facebook como Factores de Poder & Patricia Poleo Oficial
También estamos en Instagram como Factores de Poder & @PattyPoleo.
Mira todos nuestros vídeos y suscríbete a nuestro canal de YouTube Factores de Poder
Tenemos un canal de Telegram muy activo donde puedes leer nuestro contenido al momento de su publicación.
Somos Factores de Poder: Donde la verdad está de moda.