El Libro: «El Traidor» de Anabel Hernández

| |

La portada de «El Traidor»nos muestra en brillante naranja, una especie de Guasón ataviado con maquillaje dentro de un overol y gorro del mismo color radioactivo fluorescente —para que no se pierda—en una celda de prisión. Hoy en Factores de Poder, compartimos con nuestros distinguidos lectores un review del libro editado hace casi un año. Su autor nació en México en 1971. La periodista Anabel Hernández García escogió un autorretrato de Vicente Zambada Niebla —el Vicentillo—, hijo de Ismael «el Mayo» Zambada, jefe del poderoso cártel de Sinaloa para hacer la portada de este libro que nos relata la historia desde adentro de las mafias.

«El Traidor» es un libro que narra en distintas voces el relato que le hace el abogado de Vicente Zambada Niebla a Anabel Hernández de los diarios de prisión del hijo del Mayo. Estos revelan y confirman muchas de las cosas que la veterana periodista ha publicado a lo largo de su extensa y laureada carrera en el periodismo de investigación mexicano.

Durante los setenta años de gobierno del PRI, su derrota a manos del PAN y con el actual MORENA el narcotráfico mexicano tiene larga historia, profundos vínculos y un incontable número de cadáveres, tanto adictos como víctimas de la violencia y actividades conexas al tráfico ilícito de estupefacientes hacia Estados Unidos —el principal consumidor del mundo— y el resto del planeta.

Con una elocuencia brillante Anabel Hernández nos explica el cómo los tentáculos del narcotráfico y su infiltración estatal llevan a presidentes, gobernadores, alcaldes, senadores, diputados, concejales, ministros, fiscales, jueces, empresas, cooperativas, y sectores de infraestructura, energía y telecomunicaciones a tener incestuosas relaciones con los narcos.

El libro publicado por el conglomerado editorial Penguin Random House, que absorbió a Grijalbo, con quien saca el tiraje nos cuenta cómo el padre del hoy encarcelado Vicente Zambada es un hombre mezquino, dispuesto a entregar a sus hijos, familia, amigos y propiedades a cambio del poder. Se nos muestra la vida de un hombre que desde su más tierna edad es arrojado al mundo de la criminalidad de alto placet del narco mexicano.

Esta obra desmitifica narrativas oficiales: Esas que dicen que los policías son buenos y los narcos los malos. Aquí es difícil discernir quien es el traidor: Por una parte Vicente Zambada decide romper con el legado de su padre, por otra su padre estuvo siempre dispuesto a entregarlo a la DEA a cambio de salvarse él, en la otra acera está el gobierno mexicano y a su lado, el gran cártel del que casi nadie habla: La poderosa Drug Enforcement Administration.

La DEA, molesta por la muerte de Kiki Camarena, decide embarcarse en una campaña de informantes pagados y otras traversuras gubernamentales que los pone a pactar con narcos en habitaciones de hotel justo al lado de la embajada de los Estados Unidos en el DF mexicano. Un perfecto ejemplar y mapa de la corrupción administrativa mexicana, que es reflejo de muchos otros ejemplos en el continente americano.

El gobierno mexicano recibió al hijo del Mayo en la —hoy cerrada por AMLO— residencia presidencial de Los Pinos, permitió que se embarcaran en buques de Pemex toneladas de drogas, mantuvieron relaciones con altos sectores del poder judicial, con los militares y a su vez, generaron un entramado gigantesco de empresas con factura legal capaces de hacer contratos con el estado.

Las empresas fachada del Mayo Zambada son empresas del ramo agropecuario bien conocidas que hasta venden sus productos en los estantes de Walmart en Estados Unidos. Y es que otra cosa que el libro —disponible en Amazon—, nos revela a sus lectores es el génesis de la organización de Sinaloa, que comienza en las barriadas de Los Angeles, California, y desde allí se proyecta hacia Sinaloa.

Compartimos con ustedes una entrevista hecha a la autora sobre este libro.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - $0.00