Conéctate con nosotros

Investigación y especiales

A vueltas con la Fiscalía

Publicado

en

la fiscalia general del estado - factores de poder

por Cristina Ayala desde España

A vueltas con la Fiscalía

Se alinearon los astros y doña Lola por fin compareció esta semana ante las Cortes Generales, un año después de su nombramiento. El mero hecho de que haya tardado un año completo en comparecer es una muestra más de la degradación paulatina a la que el Gobierno Sanchista está  decidido a someter a las instituciones de todos.

Puede parecer una cuestión de forma sin más. ¿Qué más da un mes que un año? pensará alguno, pero no lo es.

Las leyes se hacen para que los ciudadanos las cumplan, pero son especialmente los que ocupan un cargo público quienes tienen que esforzarse en su estricto cumplimiento, porque con ello construyen los buenos usos que asientan la democracia.

Traigo a colación la importancia de las formas en una anécdota protagonizada por Manuel Fraga el 24-F del 81, cuando al día siguiente del secuestro del Congreso, y una vez abortado el Golpe de Estado, don Manuel, dirigiéndose al Presidente de la Cámara, planteó la necesidad de “levantar formalmente la sesión”, como se hace siempre que se acaba un pleno en las Cortes.

Y qué maravilla, comprobar la inteligencia política de quién por un lado respetaba las formalidades vigentes y por otro era capaz de vislumbrar lo que podía haber ocurrido en aquellos momentos de tribulación de no haber solicitado que se cerrara la sesión y qué pronunciamientos podrían haberse producido en las Cortes Generales.

Te puede interesar

Volviendo al tema de la Fiscala Generala, el día fijado para la comparecencia en Cortes fue cuidadosamente elegido por Producciones Iván Redondo, optando por el 23 de febrero, coincidiendo con la conmemoración de los 40 años del primer golpe de estado de nuestra democracia y con la celebración de sesión plenaria en el Senado y  en el Congreso.

Porque, como es bien sabido por Producciones Iván Redondo, la mejor forma de pasar disimuladamente un mastodonte en una Plaza Mayor no es otra que meter una manada completa de mastodontes. Y con eso, la comparecencia en el Parlamento de doña Lola quedaría suficientemente camuflada, como de hecho, sucedió.

fiscalia general del estado españa - factores de poder

Uno de los principios que basa las democracias liberales, consagrado hace varios siglos, es la separación de poderes. Dicha separación supuso el punto y final al absolutismo del Antiguo Régimen y fue la base para las democracias liberales, que nos han dado los mejores y más prósperos años de nuestra historia. La Fiscalía está incardinada dentro de la órbita del poder judicial y la imparcialidad y separación del Ejecutivo debería ser su principal seña de identidad.

Pues bien, la acumulación de poderes que está llevando a cabo el sanchismo va justo en la dirección contraria, en la de la vuelta a los regímenes en que todo el poder se acumulaba en torno a un solo hombre.

Ha ocurrido con el Legislativo, agravándose con la pandemia y la producción en serie de decretos leyes, pero es la misma hoja de ruta de la toma del CIS, de la RTVE, de la del Consejo de Transparencia o de este descarado asalto a la cabeza de  la Fiscalía.

Doña Lola se ha convertido así en la verdadera Comisaria Política en materia de Justicia, en la hacedora en la sombra, en la que el Ministro de Justicia es solo un peón al servicio de quien realmente ostenta el poder y la hoja de ruta para reforzar el poder absoluto del Presidente. Ella, y su bien conocida camarilla que incluye al juez Garzón y al señor de las cloacas patrias, Villarejo.

Es necesario recordar en este punto, que la Fiscalía tiene como misión constitucional la defensa de la legalidad, los derechos de los ciudadanos y el interés público, además de ostentar la acusación en los procedimientos penales.

Así de importante es la figura de la Fiscalía en nuestro derecho y Sánchez decidió concederle la cabeza de esta Institución, que debería caracterizarse por ser exquisitamente neutral, a la Ministra de Justicia más reprobada de la democracia por actuar de forma sectaria, por no defender a Llarena o por no mantener la acusación de rebelión y rebajarla a sedición.

Una vez recordado lo que hizo siendo Ministra de Justicia, veamos un par de ejemplos de lo que ha hecho este año en la Fiscalía y cómo ha demostrado que no es la Fiscalía del Estado, o sea, de todos los españoles, sino que es la Fiscalía del Gobierno.

Primer ejemplo: Recordarán ustedes que durante los primeros meses de pandemia la falta de material sanitario fue una constante y nuestro personal sanitario se encontró totalmente desprotegido para desempeñar su trabajo, tanto es así que los médicos se querellaron penalmente con el Gobierno por la falta de material que garantizase una mínima seguridad para desempeñar su tarea.

¿Adivinan de qué lado se puso la Fiscalía? Seguramente coincidirá el lector en que la Fiscalía, siguiendo ese mandato constitucional de defensa de los derechos de los ciudadanos, debería haberse puesto del lado de los médicos. Pues no…se puso del lado del Gobierno.

Segundo y reciente ejemplo: con escarnio hemos visto que los políticos presos por ejecutar un Golpe de Estado han estado haciendo campaña para las elecciones catalanas a sus anchas. Obviamente Fiscalía debió haber recurrido el régimen de semilibertad de los golpistas, pero ese recurso sólo se ha registrado una vez terminada la campaña electoral.

¿Quién lo ha ordenado así?

¿El interés general o el interés del Gobierno por contentar a sus socios de coalición?

Miren, con sinceridad, yo no quiero que la Fiscal General del Estado tenga que abstenerse de actuar en algunos temas por haber sido Ministra, lo que no quiero es tener permanentemente la sombra de la sospecha de si las decisiones que toma la Fiscalía son motivadas por interés político o solo por el legítimo interés jurídico. Y con doña Lola, suponer esa imparcialidad es un verdadero acto de fe. Y no debería.

Y es que… ya se sabe aquella entrevista en la que el candidato Sánchez se delató, porque “¿de quién depende la fiscalía? Pues eso”.

Cristina Ayala es senadora de la XII Legislatura

Seguir leyendo
Coméntanos tu opinión
Publicidad

Destacadas