El director de la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Tokio ha sido despedido

Kentaro Kobayashi fue despedido “después de que saliera a la luz una broma que hizo en el pasado sobre un doloroso acontecimiento histórico”, dijo el comité organizador en un comunicado en vísperas de los juegos.

El director de la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Tokio fue despedido el jueves por un chiste que hizo sobre el Holocausto durante un espectáculo de comedia en 1998.

Kentaro Kobayashi fue despedido justo un día antes de que los juegos, retrasados por la pandemia, comenzaran oficialmente el viernes con una elaborada ceremonia que él ayudó a crear, el último de una larga lista de contratiempos para el evento.

El Sr. Kobayashi fue despedido “después de que saliera a la luz una broma que hizo en el pasado sobre un acontecimiento histórico doloroso”, dijo el comité organizador de Tokio 2020 en un comunicado.

El Sr. Kobayashi había utilizado la frase “Juguemos al Holocausto” en su broma, dijo el presidente del comité organizador, Seiko Hashimoto, en un comunicado.

“Descubrimos que el Sr. Kobayashi, en su actuación, había utilizado una frase que ridiculizaba una tragedia histórica”, dijo Hashimoto.

Te puede interesar



“Nos disculpamos profundamente por haber provocado tal acontecimiento en vísperas de la ceremonia de apertura y por haber causado malestar y preocupación a muchos interesados, así como a los habitantes de Tokio y del resto del país”.

Kobayashi dijo el jueves que lamentaba el incidente.

“El entretenimiento no debe incomodar a la gente. Entiendo que mi estúpida elección de palabras en ese momento fue errónea, y lo lamento”, dijo en un comunicado.

Kobayashi, de 48 años, es un antiguo miembro de un dúo de comediantes llamado “Rahmens” y su intento de humor sobre el Holocausto, recientemente descubierto, provocó la inmediata condena de grupos judíos como el Centro Simon Wiesenthal de Los Ángeles, tras aparecer en Twitter.

En el sketch, se ve a Kobayashi recortando siluetas de papel de seres humanos mientras habla de inventar un “juego para matar judíos”.

No estaba claro quién subió las imágenes.

“Cualquier persona, por muy creativa que sea, no tiene derecho a burlarse de las víctimas del genocidio nazi”, dijo el rabino Abraham Cooper, quien añadió que los nazis también enviaron a los alemanes discapacitados a las cámaras de gas.

“Cualquier asociación de esta persona con los Juegos Olímpicos de Tokio sería un insulto a la memoria de 6 millones de judíos y una cruel burla a los Juegos Paralímpicos”, añadió.

La pandemia hizo descarrilar los Juegos Olímpicos del año pasado y, a medida que se acerca el inicio oficial del viernes, los organizadores de Tokio 2020 se han enfrentado a un preocupante aumento de nuevos casos de Covid-19 y a la oposición del público japonés, que en su mayoría teme que la afluencia de atletas y otras personas procedentes del extranjero conviertan los juegos en un evento de masas.

Incluso antes de que se anunciara la salida de Kobayashi el viernes, el diario nacional Asahi Shimbun criticó a la comisión, escribiendo que ha sido “perseguida por una serie de errores”.

“El ‘Festival de la Paz’ se inaugurará en medio de un patético desorden que nadie habría imaginado posible”, escribió el periódico, en referencia a uno de los temas de la ceremonia de apertura.

Los funcionarios olímpicos reconocieron los problemas, pero dijeron que estaban decididos a seguir adelante.

“Mañana celebraremos la ceremonia de apertura y, sí, estoy seguro de que hay mucha gente que no se siente cómoda con la apertura de los Juegos”, dijo Hashimoto. “Pero mañana inauguraremos los Juegos en esta difícil situación.